Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha... Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha

15 abr. 2017

¿A QUIÉN ESTOY ESCUCHANDO YO?



Palabras del Señor dadas a mí, Ana Victoria Sanz, en Abril 2017.

Los que tienen oído escuchan y saben identificar la voz del Creador y Soberano; se mantienen alerta, pesan lo que escuchan y se guardan de no hablar ni de actuar si el Señor no les manda; los que no tienen oído, escuchando no oyen, pero repiten autómatas la voz del que rumorea y del que lanza palabra de mentira y de medias verdades para mover al pueblo hacia sus pretensiones y para llevarlo en multitud a su propia muerte...

Guárdese el que teme al Señor y cuide de no ir tras el engaño, porque hombres sanguinarios y de maligno corazón mueven de uno y del otro lado a los incautos hacia su condenación. La oscura noche se hace más oscura y el dolor se agudiza como dolor de mujer de parto ¿Quién Salvará?

Los focos, al norte y al sur, al este y al oeste, agarran fuego y preparan el ambiente para la voraz manifestación de una nación hambrienta y para la batalla con Caín al mando que lanza hermano contra hermano, militares contra militares, militares contra civiles y civiles contra militares y guerrilla contra militares y civiles.

Pronto los venezolanos olvidarán lo que es paz, aprenderán a vivir en guerra, lejos los tiempos de bonanza, y ya no le sobresalta el sonido de las armas, de los gritos de muerte; de los aviones y las tanquetas. Lo que el Señor ha dicho comienza y los que ya están muertos, entonces morirán.

Tiempo de Justicia, pues justicia pide este pueblo, justicia que sólo el Dios de Justicia hace manifiesta y los que están seguros desde el más alto hasta el más bajo ya no lo estarán... huirán como liebres buscando escondrijos y correrán de aquí para allá. Los que creen ser buenos serán pesados y serán encontrados faltos y de su condena de muerte nadie los podrá librar.

El que crea ser justo no lo crea más, porque no hay justo en Venezuela, "ni siquiera uno". Reconozca más bien su pecado y quebrantado humíllese ante el Señor de gracia y misericordia para que Él extienda sobre usted su justificación y no muera sino que viva.

Ay, ay , ay de los que se han enervado de orgullo y que se creen firme en su silla de poder, como borracho se mueven sus sillas y como un saco de hierro caen al suelo; El que vocifera con su gran voz y habla sin entendimiento será callado y su fuerte puño de hierro pronto, muy pronto, se desmenuzará. Los soberbios de esta nación caerán tan pesados que no habrá forma de levantarlos, como caigan se quedarán, no habrá nadie quien los levante y de ellos leña harán... serán la burla de todos y sus seguidores serán esparcidos y avergonzados y otros serán muertos en el camino.

Ya no habrá comida, ni los que tienen dinero la encontrarán; ya no habrá nada que comprar la provisión que se traía de Egipto se acabó en el desierto ¿Quién podrá sostener al pueblo de Dios? Se terminó el tiempo de guardar alimento y ya aún en Belén está escaseando el pan; y ahora ¿Qué hago Señor?

Permanece en mi Santuario que a tu Belén cada día la visitaré Yo; el maná y las codornices todos los días será enviado para tu sustento. ¿Habías oído guarden alimento para muchos días? ese tiempo ya se acabó, ahora es el tiempo en que solo el pan del "hoy" les daré Yo, Yo su proveedor.

Sólo los entendidos escuchan mi voz y en lo secreto de mi morada se esconden para recibir instrucción, sólo los entendidos están confiados y me alaban en medio de esta situación; pero los sordos corren tras el rumor y su sordera le impide identificar quién les habló, caerán, pues, al foso y como tropel de Ñus se lanzarán hacia su muerte. Más los que esperan en el Señor "tendrán nuevas fuerzas"; "el justo por la fe vivirá" y "los justos heredarán la tierra" de Venezuela.

-

-