Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha... Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha

9 oct. 2016

PALABRAS PARA MI AMADO

Por: Ana Victoria Sanz

Una vez más quiero gritar, Amado mío, Rey de mi corazón, quiero decir a gran voz y que todos escuchen; Quiero, decirle al mundo que te amo, quiero que sepan los que me intrigan que Tú eres mi amor; Que Tú eres mi aliento y mi respirar; Que eres la fuerza que me sostiene; Eres mi Luz y mi mañana y quien me abres mis ojos cuando cerrados están; Que eres quien activa y da energía a mi cuerpo cuando no quiere moverse; Que eres mi sostén cuando flaquean mis piernas y eres quien habla por mí cuando mi boca palabras no puede pronunciar y mi voz se quiere acallar. Quiero que los que tienen oídos para oír escuchen que eres Tú mi incentivo cuando no hay ganas para seguir y los guantes los quiero colgar; Que eres mi alegría cuando triste estoy; Que eres mi sabiduría cuando no sé qué hacer; Que eres mi provisión todos mis días; Y que eres el sustento y nutrición que fortalece mi vida.

Tú crees en mí cuando yo misma dudo que yo pueda hacer o alcanzar lo que Tú me has planeado y apuestas por mí cuando todos creen que no conseguiré ir más allá, pues eres, Tú, quien me da el coraje para vencer a los sendos gigantes que me amenazan cada día con su sonoras voces diciéndome: “Seguro que hoy morirás”. Tú eres mi amigo fiel cuando todos se alejan; Eres quien me comprende e iluminas en mis noches inciertas; Eres el cómplice eterno para hacer que los más profundos anhelos de mi corazón sean hechos; Eres quien me da su hombro para llorar y me llenas de tu consuelo; Eres el Único que me das seguridad cuando tengo miedo; Eres quien me confrontas con mis errores y equívocos y me haces volver hacia el camino eterno.

¿Cómo no he de amarte? Si Tú me amaste primero; Tú me sedujiste con tu amor incondicional y me llenaste de tu regalo de vida, de tus promesas de amor, de tu abnegación, de tu bien, de tu bondad y benevolencia ¿Cómo no anhelar estar contigo? Si cuando a tu lado estoy me envuelves con tu paz y sublime presencia ¿Cómo puedo ignorarte? Si te siento, oigo y veo en cada cosa, cada sonido, cada detalle y en cada aspecto de la naturaleza ¿Cómo no pensarte? Si todo me habla de Tí ¿Cómo no desear escuchar tu voz? Si ella me da sosiego, alegra mi alma y me llena de esperanza aun en mis días más llenos de dolor, angustias, desconcertantes, terribles y negros.

Me saturas de tu presencia y tu amor llena mi ser ¡Oh, mi Amado! Henchida estoy de tu dulce e infinita ternura; tu amor me envuelve y en Ti me sumerjo y Tú en mí ¡Cuán maravilloso misterio! Me haces grande y me haces fuerte, no hay quién pueda hacerme frente, pues siempre me defiendes; en Tí me escondo y en tus brazos me abrigo ¿Quién de ti podrá quitarme? Y ¿Quién podrá destruirme o hacerme daño? Si Tú me tienes en tu mano. Dime, Amado mío ¿Qué puedo desear? Si te tengo a ti ¿Qué puedo esperar? Si no tu pronto regreso ¿Qué puedo anhelar? Si no el estar contigo ¿Qué más puedo querer? Si no vivir por siempre junto a ti en tus moradas eternas.

-

-