Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha... Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha

3 oct. 2016

UN COMANDANTE LLAMADO HAMBRUNA Y UN REMANENTE QUE GIME Y ADORA


¡Oh, Señor mío, lo he visto! Se llama Comandante Hambruna, su rosto es inclemente y su orden es la muerte. Lo escucharán todos desde sus entrañas y sus ordenes no se refutarán, como manada de búfalos desbocados saldrán y se llevarán todo a su paso, arrasarán como langostas lo poco que había quedado y como jauría de hienas se lanzan a devorar todo lo que encuentran sin compasión aun de su hermano y cada quién luchará con su vida por poder aunque sea un pedacito comer.

Oh, Señor ¿Quién los detendrá? ¿Quién impedirá que hagan su manifestación de muerte? Sus ojos vidriosos muestran locura por el hambre, no escuchan razonamientos, perdieron el miedo no hay hombre que los dirija, no hay gobierno que los detenga, ellos escuchan sólo la orden del Comandante Hambruna como altavoz en sus vísceras cuando estas se retuercen.

Oh, mi Señor, si Tú no atiendes al gemir de tu remanente, entonces ¿Quién soportará y se mantendrá en sosiego en ese día en que se de la orden de la gran manifestación visceral? Se ha llamado al hambre y él lidera a todo el pueblo, algo jamás logrado por otro líder en esta tierra lo hará el Comandante Hambruna, desde el más chico hasta el más senil recibirá las ordenes de él y su deseo será obedecer.

Oh, mi Señor si Tú como en los tiempos de tu pueblo en el desierto no mandas maná y codornices tu remanente en esta tierra morirá como aquellos que han tenido en poco tu Voz y han cerrado su oido para no escucharla ¿Dejarás que aquel que que invoca tu Nombre y ha puesto tu Palabra por obra muera con el impío? La muerte de millares por no comer, la muerte de millares por encontrar que comer, la muerte se hará reina en esos tiempos, el que no muera de inanición, morirá peleando por conseguir algo con que mitigar el hambre y la sed.

Oh, Señor, por demás, esto es terrible, el Comandante Hambruna se ríe viendo con especial placer al lograr lo que ningún hombre o nación logró aunque se empeñaron de veras. Es un pueblo contra si mismo, los que son llamados a paz están armados cual soldado para violentar contra su hermano; los que son formados para defenderlos, ahora son sus esbirros y destruidores; los que son llamados como cuerpo se dividen en dos y pelean contra si con tal fiereza como si pelearan con un ejercito enemigo de otras tierras; y los que se desplazaron a este país también pelean ¿No librarás, Tú, Señor, de tal violencia a los que se han rendido y humillado ante el Príncipe de Paz y han alzado en su mano su bandera?

Cuando por causa del Comandante Hambruna también se hayan cerrado las fuentes de agua del cielo ¿Dejarás morir a los que abren su boca cada día para adorarte y derraman su corazón para exaltarte junto con los que deliberadamente te han dado la espalda y tu salvación han decidido obviarla? Los que gobiernan piden agua, pero sus sirvientes no encontrarán; los que tiene el poder económico dirán tengo sed y sus empleados irán a buscar a las fuentes de agua y las encontrarán vacía; El pueblo en la ciudad bramará como el ciervo por agua, pero no habrá donde llenar los bidones y baldes; los campos estarán resecos y los animales morirán sedientos ¡Oh Señor, si no haces que el agua mane de la Roca todos moriremos y seremos como nada! ¡Oh, Señor, ven acude pronto! Acuérdate de tus misericordias ¡No dejes perecer a tus siervos!

-

-