Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha... Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha

27 mar. 2016

LOS "POR QUÉ" DE LO MALO QUE PASA Y PASARÁ EN VENEZUELA. EL SOBERANO Y SU SOBERANÍA (Reflexión)

Por: Ana Victoria Sanz  / 26 de Marzo 2016

Venezuela es un país maravilloso con tantas riquezas, su gente es única, dicen que son muy buen humorados, afables y buena gente, pero de un tiempo para acá todo se ha vuelto horrible, todo parece que les sale mal, el país se ha vuelto violento, inseguro, desolado, enfermo, con hambre, sin derecho, en fin. Los que salen no son deseados a donde llegan y son motivo de burla y de malas referencias en los países del mundo ¿Por qué? Unos dicen que es el gobierno culpable de todo, otros que es la oposición y otros dicen que el pueblo, Pero otros más espirituales acusan el mal de Venezuela al Diablo y no se equivocan de alguna forma, pues él es el ejecutor.

Pero pretender que lo malo que está pasando en esta nación es sólo cosa de Satanás no es de sabios, pues hace ver que Dios no es el soberano de este país, es como si el Diablo en momentos tuviera más poder que Dios y eso no es verdad. Dios es el único todopoderoso y Señor sobre todas las cosas y seres que Él formó e hizo por su voluntad y Venezuela no es una creación excepta de este poder Soberano.

Lo que ocurre en Venezuela bueno o malo es precisamente por el señorío de Dios sobre todo lo creado, pues ¿Quién puede mandar sobre algo que es de Él sin que Él lo permitiera y quién puede persuadir a Dios para cambiar de opinión sobre algo o alguien? ¡Nadie! En Job 23:13 dice “Pero si ÉL determina una cosa, ¿quién lo hará cambiar? Su alma deseó, e hizo.” En Salmo 135:6 “Todo lo que El Señor quiere, lo hace, en los cielos y en la tierra, en los mares y en todos los abismos” y en Daniel 4:35 “...y ÉL hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano...”, Isaías 45:6-7 dijo el Señor “Para que desde el nacimiento del sol y hasta el occidente se sepa que no hay nadie más que yo. Yo soy El Señor, y no hay otro. Yo Soy quien forma la luz y crea las tinieblas, quien hace la paz y crea la adversidad. Yo, El Señor, Soy quien hace todas estas cosas’”.

Dios usa a personas impías y les da autoridad y poder, pues Él pone y quita reyes, sólo Él puede hacer eso, más nadie tiene ese poder, aunque los partidos políticos y pueblos se asumen como suyo el poder de poner un gobernante o derrocarlo, pero en realidad es algo que sólo Él puede y se permite hacer, Él hace poderoso a quién Él quiere y lo eleva sobre los pueblos y naciones como lo hizo con el Rey Nabucodonosor, un temible y arrogante Rey que usó para castigo de su pueblo Israel el cual finalmente terminó reconociendolo como Dios y le adoró (Daniel 4:34-35), y levanta cuando quiere tiranos soberbios como el rey de Asiria (Isaías 10:12-15) y otros tantos sólo para cumplir sus designios propósitos con los que Él tomó como pueblo suyo y aun con todos los pueblos.

Aunque Satanás se muestra poderoso en verdad no lo es, pienso que él es algo así como las universidades públicas las cuales gozan de autonomía, una especie de poder propio para decidir quiénes desean ellas que sean sus autoridades, así también ellas administrar con libertad lo que tienen, y con eso que tienen escoger qué hacer y cuando hacer; eso lo hacen porque ellas tienen una separación de los factores exógenos y del poder político externo, pero es una autonomía que el mismo Estado les ha dado para que funcionen sin que los vaivenes políticos del país interfieran en su funcionamiento, pero esa inconexión no es ilimitada, pues tiene un perímetro imperceptible, especialmente a los estudiantes, los cuales se ufanan de ser autónomos como si su territorio se tratara de una embajada de otro país, no obstante, en sí ellas dependen y son movidas indirectamente con fuerzas tácitas del poder político que operan en sus tiempos en el Estado y funcionan con los recursos que éste les da, puesto que sin la energía financiera de éste ellas no podrían maniobrar y cumplir sus funciones, y esta fuente energética les agrade o no se abre o cierra y condiciona a gusto de los gobernantes de turno.

Así, como las universidades públicas, Satanás tiene su autonomía sólo sobre lo que Dios le dio poder, pero poder limitado, si él quisiera operar separado totalmente de la voluntad de Dios no podría, pues él está aquí en la tierra como príncipe de este mundo, porque el Soberano Creador del mundo se lo ha permitido y Él es la única fuente de poder que le da autonomía delimitada para actuar sobre los individuos, los pueblos y las naciones que Él hizo y hasta deja que él se entrone en aquellos que le dan completo lugar en su corazón.

El Eterno Dios no ha querido acabar con Satanás, ni lo va a hacer hasta el final de este mundo, porque espera que el hombre tenga la oportunidad de usar su libre albedrío, su capacidad de decidir amarlo a Él como el único y verdadero Dios o seguir haciendo lo malo y terminar como dice Apocalipsis que el Dragón terminará.

De esta forma Dios deja que el Adverso desde el principio sea instrumento suyo para verificar la capacidad del hombre de escoger ser fiel al Amor con el cual Él lo hizo o ser ingrato a su Hacedor, tener en poco su ley y darle la espalda. Una vez que Adán y Eva escogieron esto último el amor de Dios se manifestó aún más grande que cuando los creó y se activó su propósito de salvación y liberación del mundo y de nuevo Satanás con su mentira y obra de perdición y destrucción es instrumento suyo para verificar la fidelidad de los que son llamados a formar parte del pueblo de Él en todos los tiempos.

Si esto no fuera de esta forma como lo dice la Biblia, si Dios no fuera soberano y Satanás fuera todopoderoso como nuestro Señor y Creador entonces todos viviríamos en terror imaginando que el Diablo puede vencer en cualquier momento a nuestro Dios y nos podemos quedar cuando menos lo esperemos sin ÉL a merced del Adverso. Esto verdaderamente sería terrible y no habría esperanza para nosotros, pero menos mal que no es así, Dios sí es el soberano de todo lo que existe, tiene todo bajo control, pues ejerce su derecho a gobernar lo que Él ha creado (Los cielos, la tierra, el mar, los seres vivos, la humanidad, en fin), Él no tiene problemas de ingobernabilidad, Él hace con su creación como Él quiere, sus acciones son sin límites y no se sujetan a ninguna norma ni ley; Él actúa con su propia voluntad, pues Él es su propia ley; Él es libre de hacer lo que desea, cuando Él lo desea, como Él desea y en el lugar que Él desea y no tiene que darle cuentas o razones a nadie por lo que Él desea, hace y va hacer.

Entonces ¿Quién se atreve decir que Él no tiene derecho de hacer en Venezuela como Él quiere? ¡Nadie! Como dice Romanos 9:20-21 “Antes que nada, oh hombre, ¿quién eres tú para que contradigas a Dios? ¿Dirá el vaso formado al que lo formó: “¿Por qué me hiciste así?”. ¿O no tiene autoridad el alfarero sobre el barro para hacer de la misma masa un vaso para uso honroso y otro para uso común? El Creador de Venezuela tiene en su poder los derechos legales sobre ella para gobernarla y hacer en ella como quiere.

Pero la gente de Venezuela que ignora esto y no conoce ni entiende qué es la soberanía de Dios sobre todo lo que Él ha creado se ha atrevido a llamarse así mismo “soberano” y “Pueblo soberano” y se alude el poder de gobernar a este país a su voluntad, de hacerse sus propios dioses y hacer y deshacer en esta nación como quieren, con sus propios egoísmos, envidias, celos, glotonerías, concupiscencias y pasiones desmedidas de poder, de riqueza, de grandeza, en fin, entonces Dios los deja y deja que Satanás haga con ellos como desee, pues ellos han escogido ignorar su amor y darles la espalda, así mismo Dios le da poder a hombres terribles con corazones malos para desolación de estos.

Luego el que se llamó así mismo “soberano” y “pueblo soberano” cuando el dolor toca a su puerta se da cuenta que no es soberanos nada y luego, como si fuera inocente de lo que vive esta nación y como si no tuviera nada que ver con lo que en ella ocurre dice “Si Dios es bueno ¿Por qué permite que en este país ocurra tanto mal? ¿Por qué ha determinado juicio para esta nación? ¿Por qué levanta a estos líderes de hoy para aflicción nuestra? ¿Por qué hará que naciones poderosas vengan invadir nuestras tierras? ¿Por qué deja que se enloquezca esta nación y se enfrenten hermanos contra hermano? ¿Por qué deja que sus fuentes de agua se sequen y las que queden sean contaminadas? ¿Por qué dejará que se conmuevan sus montes y el mar abra su boca para tragar sus islas y todo lo que hay en sus costas? ¿Por qué dejará que las fuentes del cielo se descarguen con potencia sobre esta tierra y sus ríos se lleven todo a su paso? ¿Por qué dejará morir tanta gente? ¿Por qué? ¡Pobres! No hay en ellos entendimiento, pues nadie ama más Venezuela que su propio Hacedor y Él quiere mostrar en ella su gloria, pero no es posible comprender de forma natural esto.

Dios deja que Satanás se enaltezca en este país, Él deja que esos hombres perversos que dominan la nación estén el tiempo necesario para que su poder y gloria sea vista ante todos los hombres de misericordia y ante las demás naciones de la tierra de modo que ellos conozcan quién es el verdadero Soberano de Venezuela, Él deseara exterminarlos a todos de una vez, pero su amor y misericordia para con los venezolanos no lo deja hacerlo hasta que sea el momento, por eso no lo hace, antes bien los soporta con paciencia como dice Romanos 9:22-23 “¿Y qué hay si Dios, queriendo mostrar su ira y dar a conocer su poder, soportó con mucha paciencia a los vasos de ira que han sido preparados para destrucción? ¿Y qué hay si él hizo esto para dar a conocer las riquezas de su gloria sobre los vasos de misericordia que había preparado de antemano para gloria”.

Dios permite hoy que el mal sea evidente en ella y permitirá que ocurran en ella todo lo que ha dicho a través de sus siervos los profetas, pues les aseguro que el Creador no se mostró más Señor de Venezuela y no estuvo más en control de lo que pasa en este país que en estos tiempos, porque Él ha decidido, preciso en esta época manifestarse de forma muy notoria en esta nación para que los venezolanos de hoy tengan la oportunidad de escoger qué quieren y a quién quieren servir y serle leal; Él da poder a hombres con corazones inicuos y deja que el vil y los malignos crezcan como maleza para que cada persona en este país tengan la ocasión de diferenciar completamente el mal y la opresión de éste sobre él, pero así mismo se le presenta a cada quién, le da la salida y la oportunidad de aceptar o rechazar su salvación y de decidir serle fiel o no.

-

-