Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha... Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha

11 sept. 2015

REFLEXIONES SOBRE EL MOVER POLITICO DE LOS CRISTIANOS EN VENEZUELA


Por: Ana Victoria Sanz 

Comparto aquí estos comentarios que he hecho en los grupos de intercesión de las redes sociales, éstos son reflexiones que hago basadas en lo que el Señor me ha dicho en todos estos años desde que fui llamada a ministerio.


Esta es una generación de pueblo de Dios que está más preparada que en otras épocas, es la generación de mayor porcentaje de profesionales con conocimientos de política y economía, son conocedores de los problemas y disciernen los cambios que se deberían dar, pero lo hacen de forma parcial, pues no logran distinguir los tiempos y se apresuran impaciente a tomar decisiones para echarle una «ayuda» a Dios y he allí el problema, pues Venezuela ha llegado al extremo de su corrupción y maldad que todo intento humano de ayudar es infructífero y peligroso, pues su mal es altamente contagioso y está en estado de descomposición y sepsia y muestra un nivel muy avanzado gangrena... 

A estas alturas, sólo se necesita el milagro de sanidad y salvación de este país, pues el mal está muy avanzado y se apresura su muerte. Sólo el Altísimo es el que puede impedir que esta Venezuela no muera, pero Dios ha determinado que levantará una nueva nación y los justos heredarán la tierra, entonces de ellos sacará a los «David», hombres y mujeres justos que nunca han procurado gobierno, pero que han sido entrenados por Él para gobernar cuidando ovejas, administrando bien los recursos, conduciendo a los rebaños a lugares de alimento y agua, cuidando con celo el aprisco y pastizales, la soberanía del territorio donde habita y pasta su rebaño y peleando con osos y leones que quieren comerse a sus ovejas.

Estos hombres y mujeres de Dios, muchos de ellos no saben aún, que están siendo preparados por el Señor de forma no tradicional, para ser instrumentos útiles en las manos de Dios en los lugares de preeminencia de la Nueva Venezuela y para que que en Cristo Jesús la conduzcan en justicia y amor y así mostrar su gloria en ella como Él lo ha dicho que hará antes de que Jesucristo venga...

Es menester, pues, que hombres y mujeres de Dios estén no buscando cómo llegar al poder, sino cómo agradar a Dios hoy, en deleitarse en Él y siendo obedientes a lo que El ha dicho que hagan, entonces el mismo Señor enviará a los «Samuel» a buscarlos para ungirlos como rey, pero una vez ungidos mientras llega su tiempo, ellos están en la obra del Señor y no procuran asirse por sus propios medios de poder; ellos siguen su rutina de servir y hacer la voluntad de Dios, mientras están permanentemente adorando en espíritu y en verdad, revistiéndose del poder del Altísimo y de su fuerza para que en el momento oportuno con una simple piedra y una honda puedan tener la valentía y confianza en Dios para poder matar a los gigantes que subyugan y atemorizan a este pueblo. Y de incógnitos sin levantar espada contra Saúl, aguardan el instante en que el Dios de los ejércitos, el Poderoso en batalla, el que pone reyes y quita reyes quite de una vez por todas a aquel que ostenta poder, que oprime al pueblo por iniquidad y con su maldad y pecado lo somete a maldición y muerte.

Ese día en el que el reinado que Dios ha desechado sea quitado se levantarán los «David» desde donde se mantenían ocultos junto con los hombres (y mujeres) que en todo su tiempo de espera se prepararon con ellos, aún siendo objeto de oprobio y persecución por parte de «Saúl» tomarán el lugar que Dios les entregó siendo Dios su gloria y el que levanta sus cabezas, entonces haran brillar la Luz del Altísimo desde las alturas, gobernarán con justicia y será está nación un lugar en el que será establecido la adoración al Eterno y el corazón de los venezolanos será como el tabernáculo de David, entonces las naciones y los confines de la tierra conocerán el Dios que reina en Venezuela y esa Luz de Cristo será vista por todos los pueblos y entonces vendrá el fin.

__________________________________________

Dios usa las estructuras humanas para glorificarse y hacer que su gloria sea vista en medio de los tiempos, incluso usa las piedras y hasta las asnas, no obstante, también es claro que Dios cuando dirige a un pueblo lo hace con instrucciones simples y muy claras, tan simples que nuestra mente humana le parecen absurdas, pero así es Dios.

Si Dios da instrucciones de algo que se debe hacer lógico que se debe cumplir, pero el caso es que Dios no se contradice y desde todas estas décadas en las profecías que Dios me ha dado a mí y a otros siervos de Él, Dios no ha dicho que a través de la política Él nos dará a la nueva Venezuela por el contrario Él me muestra al pueblo de Dios en franca persecución, perseguido por este sistema de gobierno y en un horno de fuego.

Yo no quiero levantarme por puro gusto y por tener una mentalidad religiosa en contra de los que creen que por los medios tradicionales de la política se va a llegar en este tiempo al poder para hacer la nueva Venezuela. Pero si quiero hacer clara que la posición que Dios me ha dicho que debo como remanente suyo en esta nación tomar y es que el demanda un remanente centrado únicamente en Cristo Jesús en la adoración al Rey de reyes y en la propagación de su mensaje de arrepentimiento de pecados y conversión a Cristo Jesús.

Durante años creí que la forma de cambiar a Venezuela era por la vía política, desde adolescente fui candidata al Centro de Estudiante y revolucionaria estudiantil, cuando supe que había un partido cristiano trabajé, hice campaña y guardé sus mesas y me imaginé que ORA sería el instrumento que Dios usaría para cambiar a Venezuela, luego me decepcioné por sus malas alianzas, después consideré que al estar contaminado el partido cristiano, lo mejor era ir de frente con los partidos de turno, así desde el principio sabría a qué atenerme, total José y Daniel trabajaron con puros impíos y Dios estuvo con ellos, y si yo me mantenía integra como José y Daniel Dios estaría conmigo y podría usar esos medios existentes para yo misma llegar algún día a ser alcaldesa, luego gobernadora y luego presidente, y en cada uno de esos cargos dejar ver la gloria de Dios para salvar a este pueblo.

Así que escogí el partido con mayor fuerza en ese tiempo y decidí trabajar con un sólo objetivo usar su fuerte corriente para llegar a cada una de mis metas y en mi opinión lo estaba logrando, fui parte de la comisión estratégica de campaña de Acción Democrática y parte la comisión de trabajo de trabajo del primer plan de gobierno de mi estado, en pocos días me sentaba con los poderosos, hasta que apareció el chavismo, oré por ello y creí que era la voluntad de Dios que me fuera por allí, centrada en ayudar a cambiar a Venezuela, manteniéndome recta tenía la convicción de que Dios me permitiría llegar hasta dónde me había propuesto.

Con todas las fuerzas me aboqué a trabajar en el chavismo, estuve muy activa en las campañas políticas y una vez llegado Chávez al poder, trabajé en varios cargos de gobierno, fui parte de una comisión presidencial de Planificación Rural de Venezuela con Buenaño y Jorge Giodani, presenté u proyecto al presidente y en ocasiones trabajé en reuniones de planificación donde estuvo presente el mismo presidente y fui secretaria privada del gobernador de Apure de esa época, así que conocí en vivo el mundo político, sus intrigas palaciegas y su forma de envolver con el poder hasta los más rectos, vi con mis ojos como los siervos de Dios que llegaban con las mejores intenciones trabajar por el país al poco tiempo eran envueltos en su lodazal de corrupción. Pero Dios me confrontó, teniendo en ese entonces muy buenas oportunidades de seguir proyectándome y crecer en el ámbito político, pero me sacó de allí y me enseñó que no es con la política que el hará los cambios en Venezuela, me costó entenderlo y tuve que ser fuertemente procesada para comprender que Dios no necesita de mí como política ni de nadie para hacer en Venezuela lo que Él quiere.

Porque ¿Acaso Dios no tiene poder para hacer una nueva Venezuela Él solo? ¿Necesita Dios ayuda de nosotros para hacer una nación? ¿Acaso en verdad necesita Dios hombres con experiencia política en una Venezuela moribunda para hacer buenos gobernantes en la nueva Venezuela? ¿Necesita Dios exponer a los suyos a ser parte de una República que Él mismo cortará? ¿En verdad Dios está necesitando que le demos una ayuda para hacer que se cumpla su promesa? ¿Quiere Dios que sus hijos entren en contienda por recibir los votos del pueblo evangélico en Venezuela? ¿Quiere Dios que haya varios partidos cristianos para dividir a su pueblo? ¿Se complace Dios en la división? ¿Divide Dios? ¿Se ha complacido Dios en las intrigas que se formaron al elegir los candidatos? ¿Hay unanimidad y un mismo sentir en el pueblo de Dios con respecto esto? ¡No! Por el contrario Dios tiene el poder para hacer Él sólo a la nueva Venezuela en un solo día, Él no necesita que le ayudemos con una esclava Agar para cumplir su promesa.

Dios espera que su pueblo se mantenga en integridad haciendo lo que Él ha dicho, llevando su Luz Admirable y predicando su evangelio a tiempo y fuera tiempo porque su juicio sobre esta nación es eminente y multitudes perecerán, el no espera que perdamos el poco tiempo que nos queda antes de que todo lo que Él ha dicho que suceda tratando de pelear contiendas electorales para alcanzar puestos de poder en sistemas corrompidos sobremanera para pretender desde allí salvar y restaurar una nación que está en sepsia avanzada que no responde a antibiótico y sus sistemas están colapsados.

Dios ha sido claro, al hablar, no te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha y cuando se hace un partido, su nombre lo dice es un “partido” no es un “entero”, necesariamente al partirse algo que está entero cae una parte para la izquierda y otro para la derecha, Dios demanda un pueblo obediente unánime, entero en Él, no partido ni fraccionado y en disensión, el demanda un pueblo unido que lo adore para que pueda pelear las batallas espirituales y vencer en Él a los que dominan a este país, para que Venezuela sea nueva criatura, Dios debe cambiar el corazón de ella, no cambiar lo que nosotros vemos, su gobierno. El gobierno cambiará cuando su corazón cambie, pretender cambiar a Venezuela tratando de penetrar el sistema de afuera hacia adentro es perder el tiempo, porque el sistema corrompido terminará o expulsándolos por el olor o corrompiéndolos con su podredumbre también, el cambio tiene que suceder de adentro para afuera y sólo Dios tiene el poder de entrar adentro del corazón de este pueblo.

Satanás es muy astuto y siempre buscará la forma de engañar, viendo que no pudo seguir engañando al pueblo con sus mensajes de bendición y prosperidad por el eminente mal que se avecina, levantó este mover político tomando una parte de la verdad de lo que va a ocurrir hablada a través de los profetas de Dios de que nos dará una nueva Venezuela y ha promovido sinuosamente y con seducción cual astuta serpiente en el pueblo de Dios y aun engañando al remanente Dios que la forma de lograr esa nueva Venezuela es haciendo desde ya política y es preparándose para tomar las riendas del gobierno y así establecer esa nueva nación; el pueblo de Dios y su remanente sutilmente está siendo objeto de las falaces palabras del adversario, la cual acomoda a su antojo especialmente la Palabra de Dios de que “somos reyes y sacerdotes” y debemos estar en posiciones de gobierno, pero esta Palabra es sacada de contexto y lo aplica a su conveniencia para que de forma obligada su profecía de prosperidad y bendición se cumpla. Satanás sagazmente ha ido conduciendo a gran parte del pueblo de Dios a su corriente dominionista que promueve el falso evangelio del reino y dominio de los hijos de Dios en todos los poderes de la tierra, cosa que sólo va ocurrir después que venga el Señor Jesús por segunda vez.

Dios me hace ver que por causa de este mover, en que parte del pueblo de Suyo se está enrumbando, vendrá el inicio de la persecución a la iglesia, pues el celo de los que hoy gobiernan se levantarán contra este mover que le hace oposición y lo asociarán con la nación del Norte y con Israel y argumentarán que todos los evangélicos son espías y traidores de la patria que siguen instrucciones de estos gobiernos extranjeros para acabar con la revolución chavista, entonces se levantarán contra el pueblo evangélico y preparan el horno de fuego contra el pueblo de Dios y empezarán por los que ellos ven como figuras públicas y ¡Ay de aquellos que no se hayan mantenido en integridad y santidad como Sadrac, Mesac y Abed-nego!

Dios nos promete una nueva Venezuela, pero no como pretende el adversario hacernos creer y no es que esté obligado dárnosla sólo porque somos llamados por Él reyes y sacerdotes, si fuera así por qué no le dio el Imperio romano a Juan y a los discípulos del Señor en aquella época, ellos eran reyes y sacerdotes también y se lo dijo a ellos primero y ellos lo creyeron.

Dios sí entregará, después de que haya bailado sobre el lagar de Venezuela, a los justos de esta nación un nuevo país en este tiempo final de la historia antes de que Jesucristo venga nuevamente por su iglesia, pero nos la dará a su manera y sólo porque Él tiene plan con el pueblo de esta tierra venezolana para que de aquí sea propagado su evangelio como un último avivamiento hasta los confines de la tierra, porque su venida está cerca.

Ahora bien, si soy yo la equivocada y he hablado “encasillada en mis formas religiosas” y este movimiento político que se levanta de diferentes formas en el país es de Dios ¿No sería el Espíritu Santo el que nos convenciera a todos de correr tras este proyecto político? ¿No estaría el Espíritu Santo trabajando en esa unidad de su cuerpo para establecer a través de este proyecto la nueva Venezuela? Lo que es de Dios permanece, pero lo que no es se desvanecerá.

Por los momentos tengo la convicción de que Dios desde hace muchos años me ha hablado a mí y que de nuevo su voz me insta hoy a hacer un llamado de alerta a su pueblo, por eso hoy le digo al pueblo de Dios que está acariciando la idea de participar o ya están de lleno en estos movimientos político que se han levantado en Venezuela a que se detengan ya de seguir en ellos, pues Dios ya habló y todos estos partidos desaparecerán y sus miembros y lideres perecerán en el tiempo del baile del Señor en el lagar de Venezuela y los que queden no querrán saber más de política ni tomar lugar de autoridad, pues bien procesados serán.

Por lo demás Tengamos paz y sea el Espíritu Santo que nos guíe a toda verdad, examinemos hoy nuestros corazones y sea el amor verdadero descrito en 1 Corintios 13 que nos mueva a actuar, pues en vano será lo que hagamos y vano sería padecer y morir por una lucha sin que sea el Amor la verdadera causa.

Vea en el siguiente link Palabra de profecía que Dios me dio hace algunos meses donde habla al respecto.

HASTA QUE CESE LA DESOLACIÓN Y SE HAGA VER LA AURORA

¿NUVIPA  ES DE DIOS?
¿EL PARTIDO UNGEME ES DE DIOS?
LOS EVANGELICOS DE VENEZUELA SE LANZAN A LAS PARLAMENTARIAS
PROFECÍA SOBRE LAS ELECCIONES DE VENEZUELA
EVANGELICOS POLITICOS DE VENEZUELA




-

-