Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha... Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha

28 feb. 2015

NO DES SUEÑO A TUS OJOS, AMALEC SE HA LEVANTADO


Clama, clama y clama hoy, no des sueño a tus ojos, ni estés relajado como en tiempos de bonanza, vístete de luto y gime, gime, gime ante tu Dios, pelea la buena batalla, pues el tiempo es y se estrecha ya. Mantén las manos de Moisés alzadas, porque Amalec se ha levantado, ha preparado todo su plan contra el pueblo de Dios sin razón, ni motivo y está dispuesto a atacar por la retaguardia.

El agagueo se enardece, pues Mardoqueo no se ha inclinado para rendir a él pleitesía.

Confía en tu Salvador, pues aunque hay decreto de muerte, Él ha extendido su cetro a la reina Ester y ha dado nuevo decreto para tu defensa y salvación.

23 feb. 2015

NO HAY INJUSTICIA EN DIOS Y SU TIEMPO NO ES NUESTRO TIEMPO (reflexión)


Ciertamente no hay en Dios contradicción ni incongruencia en sus preceptos ni leyes, no hay injusticia en su accionar, Dios es justo (Romanos 2:1-3 y Salmos 7:11), Él es el dueño y Señor de todas las cosas, Él las hizo, Él lo hizo todo y bien puede hacer con lo suyo lo Él que quisiera ¿O no podemos hacer con lo que es nuestro lo que nos provoque y más si es obra de nuestras manos?¿Cuánto más Dios que lo hizo todo?

En verdad Dios podría destruir en un instante a todos los hombres y mujeres que mienten, que tienen pensamientos inicuos y mezquinos, que odian a sus semejantes (incluyendo a las suegras y a los de la corriente política contraria), que hablan mal de los demás, que sobornan y se hacen sobornar, que son corruptos, que son homicidas, que maltratan a sus esposas y/o a sus hijos, que se aprovechan de la necesidad del débil para hacerse rico injustamente, en fin, no obstante, Él elige extender su amor y misericordia todos los días para salvarnos y somos tan "cara dura" que la pisoteamos y con todo le decimos injusto, decimos como si somos muy "buenos" "Dios es malo" cuando, hastiado de llamarnos al arrepentimiento y a volvernos a Él, decide hacer prevalecer su justicia y darle a cada quién según sus obras, claro está, que hay una sola consecuencia a nuestras obras pecaminosas y a nuestra indiferencia a la misericordia de Dios y es la muerte, pues "La paga del pecado es la muerte"(Romanos 6:23)…

Entonces, se alborotan los pueblos (Salmo 2:1-5), la confusión se apodera de ellos, las naciones, los reyes y aún la naturaleza son dispuestos por el Eterno para ser instrumentos de juicio del Juez justo y ¿Quién contenderá con Él y quién le dirá no hagas? ¿Quién le dirá detente cuando se disponga a hacer juicio, a quebrar la cerviz de los altivos y a doblegar a los que se empeñan en creer que son poderosos y ponen su corazón rendido a otra cosa que no es su Creador?

¿Qué cuando son los tiempos para ver su actuar y el cumplimiento de lo que Él ha hablado? El tiempo de Dios no es el mismo tiempo cronos en el que vivimos y que acomodamos y planificamos todo a nuestro antojo para luego quebrantarlo y hacer las cosas a destiempo y vivir en altos niveles de stress; Dios tiene su propio tiempo, el tiempo Rhema, en ese tiempo Su Palabra Escrita y dada a sus siervos los profetas deja de ser letra y se convierte en hechos visibles a los hombres, hechos que muestran el poder, la gloria y la grandeza del Todopoderoso aún en los más terribles y devastadores momentos donde los seres humanos quedan al desnudo y se dan cuenta que sin Dios nada son...

Ahora, mientras pasan los días y aparentemente nada sucede, estamos viviendo en el tiempo cronos, pero en ese tiempo vemos alargada su misericordia, sin embargo, vemos las señales cada vez ineludibles y difíciles de ignorar de que ese tiempo de Dios está por llegar y por fe, los que creemos, nos preparamos como novia ataviada, tal como Él nos lo ha indicado que lo hagamos, para así, de esa forma, habiendo sido aprobados, podamos ver, en el día del Señor, la magnificencia y gloria de nuestro Dios.

-

-