Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha... Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha

17 may. 2015

HASTA QUE CESE LA DESOLACIÓN Y SE HAGA VER LA AURORA

Palabra que me dio el Señor para su remanente en Venezuela estando yo en Apure entre los días 15 y 17 de mayo de 2015. 


Pueblo de Dios, remanente fiel, cuida de mantenerte firme a tu Dios,  sin desviarte a la derecha ni a la izquierda, mantén tus ojos abiertos, no caviles ni les des sueño a tus ojos; asegura tu aceite en la lámpara y mantente en tu misión, pues Él no retarda sus juicios y su justicia se hará pronto ver.


Porque no todo lo que se ve es, y los acuerdos se traicionarán. Prevalece en su auge la maldad y los que hacen lo malo parecen triunfar ¿Dónde está Dios? ¿Cierras tus ojos, mientras la bestia despiadada come hasta saciarse de la carne de este pueblo? ¿No hay quién salve? 


Guárdate de no correr sabio en tu propia opinión, en andar planificando una nueva Venezuela a tu manera ¡No tienes ideas de lo que haces! ¡Venezuela quedará devastada! Y los que tú ves con tus ojos que se sientan a planificar en mi Nombre y tratan de asirse de gobierno ahora, la mayoría no vivirán, y los que sobrevivirán bien procesados serán.


Guárdate de no andar en movimientos que te desvíen a la derecha o la izquierda, pues los políticos y partidos que ves hoy, después del juicio ya no estarán y todos los que dicen que yo soy su Dios, pero están sesgado con ellos, tampoco estarán. Entiende, remanente mío, que La Nueva Venezuela nacerá por el poder del Amor, y el cambio lo provoco Yo. 


Se mueven a su favor los aduladores y los perversos se hacen dueños. Una vez más deliberadamente la manzana es partida en dos y se colocan cara a cara los hermanos para enfrentarse llenos de ensañamiento para comerse entre sí sus carnes ¿Hasta cuándo Señor, hasta cuándo? Ahora se ensañan contra tu pueblo.


No caviles ni des sueño a tus ojos, no sacies de pan tu cuerpo, vístete de cilicio y llora, pues muchos son los que se llaman pueblo de Dios en esta nación y los reyes de esta tierra se han llenado de temor a causa de que los fantasmas y malignos los hacen ver como potenciales enemigos y al ver su tamaño y su Influencia les corre un frío por los huesos, pues temen que hagan tratados con los que vienen de lejos para destruir su fortaleza. Su angustia se volverá opresión y su miedo persecución.


Pueblo de Dios, no te ha olvidado tu Creador, no te dejará en el valle de muerte, será contigo como Sadrac, Mesac y Abeg Nego en el horno que se calienta 7 veces más y ni olor a fuego, ni a humo tendrás. Intervenciones, gravámenes y cargas muy difíciles de soportar, opresiones que serán acrecentadas, pero cuanta más opresión más serán multiplicados, por ello se enardecerán y tratarán de matarlos, pero cuanto más traten de exterminarlos más verán mi poder y mi gloria resplandecer, a sus esbirros les volveré su corazón a mí y ellos saldrán a matarlos, pero se convertirán y vendrán rendido a mí y como en el pasado guardé a mi remanente lo haré también aquí. 


Las pestes que derriban al más fuerte y las plagas que traen mortandad se juntarán para hundir a esta tierra, no hay medicina ¡Oh, ven socorre, Señor! ¡No muera el justo con el impío! ¡Extiende tu mano y salva! ¡Oh, guardanos como en Gosén, Señor!


Los sanguinarios, cazadores que vienen de tierras extranjeras contra las fieras monteses de dientes afilados y las bestias violentas que saltan de los pueblos y ciudades que destruyen todo a su paso, terribles son, insaciables y sin consideración alguna, comerán cual depredador en tiempos de abundancia la carne tierna y fresca y despedazarán con placer enfermizo a toda fiera que les salga en el camino. 


¡Ay, Venezuela! Lejos de tu Creador no tienes salvación alguna, pues se apresuran en sus planes y cuidan cada detalle, mueven sus piezas cual ajedrez para hacer su Jaque Mate y tus hermanas cual Iscariote, serán sus mejores aliadas y su envidia por tu riqueza que les carcome el alma las impulsa a entregarte a su merced por una cuantas monedas de Plata.


Irrumpe el sonido ensordecedor, se estremecen los montes y los valles, el gemir de esta tierra llega hasta el cielo y sus contracciones se hacen sentir por todas partes, gime con gran gemir, para hacer oír su ¿Señor, hasta cuándo? Gime y se sacude tratando de mermar su dolor, gime porque menguan, cada vez más, los que claman por ella ¡Como se estremecen y sus contracciones son más fuertes! El mar se contrae para tragar su podredumbre y limpiar con su salmuera el resto de infección que le quedaba a Venezuela ¡Huyan lejos del destruidor! ¡Escóndanse en el Monte Alto, en lo oculto de su Tabernáculo! Hasta que cese la desolación y se haga ver la aurora de la Nueva Venezuela.

POR FAVOR LEE EN EL SIGUIENTE LINK:



REFLEXIONES SOBRE EL MOVER POLITICO DE LOS CRISTIANOS EN VENEZUELA 





-

-