Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha... Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha

13 sept. 2014

CONVOCATORIA AL REMANENTE DE DIOS

Convocatoria al remanente de Dios a unirse a la vigilia en la Gran Caracas este 26 de Septiembre 2014 en la Guaira. Es el momento propicio para que todos de todas partes de Venezuela vengamos y nos unamos a gemir rendidos ante Dios, suplicantes de su misericordia y gracia inmerecida.

Los invito pues a estar conmigo y todos los hermanos de la Gran Caracas que están organizando este evento para que juntos  atendamos el llamado urgente a la oración por Venezuela, sabiendo que el juicio de Dios para esta nación es eminente. Todo aquel que tenga el sentir de humillarse y suplicar rendido ante el Señor venga y únase. Dios tiene Palabra para su remanente.


12 sept. 2014

NACION IDOLATRA, VIENE EN BREVE JUICIO PARA TI


Me dijo Dios, a mí, Ana Victoria Sanz, el 8 de Septiembre de 2014, hija ¿Seguirás enmudecida, retorciéndote en tus entrañas, mientras este pueblo y sus líderes en el poder se complacen en hablar y rezar abominación contra sí mismos para hacerse más contaminados aún? ¿Callarás y no hablarás, no juzgarás con el Poder de mi Espíritu a la nación que habla abominación contra el Dios que la formó como pueblo e hizo sus montañas, sus mares, valles, ríos, saltos, selvas y sabanas y toda las riquezas naturales que en ella hay? Hablarás a esta nación y no temerás, y le dirás:

¡Nación idólatra! No te bastaban los tantos ídolos que tenías; necesitabas crearte tu propio dios y pusiste sus ojos en todas partes; en las calles, en los edificios, en las vallas, en las casas, en las oficinas, en los mercados y en tu pecho, para que tu dios fuera omnisciente y pudiera, según tú, ver y conocer desde allá (desde donde están los que mueren), todo lo que hace el pueblo. ¡Pobre ilusa! No sabes que los muertos, muertos están y no hay poder en ellos y su memoria está en el olvido. Pero ¿Qué se puede esperar de ti? Que haces abominación sobre abominación; que no hay temor de Mí en ti; que rindes cultos a los muertos y que cambias la oración al Dios verdadero que hizo los cielos y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay; que te formó a tí y te sustenta y te da todo lo que tienes por una oración a un mortal que Yo hice y le di poder, pero como la hierba verde fue pronto cortado y se secó y ya no será más. ¡Ay de tí nación idólatra, te hiciste tu ídolo contra ti misma para hacerte más aborrecible y derramadora de sangre, acelerando el término de tu tiempo!

Escucha, pues nación idólatra, así dice el Dios que te formó y al que tú le has dado la espalda y decidiste “cambiar la Gloria del Dios incorruptible por semejanza de hombre corruptible” y “cambiar la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que a Dios” ¿Podrá tu dios sostenerte cuando Yo proceda contra tí? ¿Clamarás a él y él escuchará tu voz y acudirá pronto para salvarte cuando Yo haga fenecer tu inmundicia y venga contra tí para destruir tu arrogancia y abominaciones de raíz? ¿Estará seguro tu corazón y fuerte tu puño de hierro, confiado en la ayuda y el pronto socorro que tu dios te dará el día en que Yo empiece a bailar como en un lagar de uvas sobre esta nación y haga salpicar del rojo púrpura mis vestidos?

Porque si tu dios es tan poderoso, entonces podrá salvarte y librarte de mi ira que viene contra tí; pues vengo en breve contra tí y no hay nada que me detenga; vengo con juicio para esta nación por todos tus pecados y abominaciones, porque lo que he dicho que haré lo haré y no tardaré, y vendré contra todo hombre y mujer de impiedad; contra todo el que practica la idolatría, la violencia, la corrupción y el narcotráfico; contra todo el que practica el cohecho, el robo, la mentira y el homicidio, el que se vende para matar, el que se vende para traficar droga y el que la consume; contra los depravados sexuales y los que tratan con blancas; y contra el que se enriquece con los bienes de la nación y los que dejan sin alimento a la madre y al hijo para hacer lucro con la provisión del pueblo; vengo contra todos los que practican la maldad, la brujería, la santería y el satanismo en todas sus expresiones. 

El furor de mi ira se ha encendido y no hay quien lo detenga, tus arrogancias y retos al Creador se vienen contra tí y te devastarán, pero ten en cuenta que soy un Dios grande en misericordia y no quiero yo la muerte del impío sino que el impío se vuelva de sus malos caminos; y si él se volviere a mí y me hiciere sólo su Dios y dejare que Yo le quite su corazón de piedra que no atiende a mi voz y se lo cambie por un corazón de carne, sensible a mi voz, a él me inclinaré para salvarle el día de la angustia y le socorreré en medio de la aflicción cuando él a Mí clamare. 

Limpiaré a esta nación de toda su inmundicia, barreré su basura, la lavaré de todas sus abominaciones; el líquido rojo corriendo desparramado será tanto que si todo se encauzara en una cuenca, haría un gran río. La fregaré con fuerza hasta dejarla limpia de toda su mugre; quedará tan limpia que su corazón será como una criatura recién nacida para hacer de ella una nueva Venezuela. 

Así mismo, me dijo el único y verdadero Dios: Dirás y no callarás, anunciarás y no temerás, así ha dicho el Señor: Vengo en breve contra aquel que se dice pueblo mío y se acomoda entre las sillas de los que hacen abominación y comparten el festín dedicado a su dios; vengo contra aquellos que torciendo el sentido de mis enseñanzas profanaron lo que Yo considero sagrado y no hacen ninguna distinción entre lo sagrado y lo profano ni enseñan a los sedientos y hambrientos de mí a distinguir entre lo puro e impuro; que llenos de holgura se comen la gordura de mis ofrendas y profetizan mentira declarando en grandes asambleas paz y bendición a Venezuela como profecía.

También vengo contra aquellos viejos Elí que enmudecieron su boca aun viendo que sus hijos hacían abominación en Mi Casa y no le hicieron estorbo y dejaron que a lo malo se le dijera bueno y a lo bueno se le dijera malo; que silentes y resignados prefirieron callar y se encubrieron tras la religión de sus denominaciones, y dejaron que este pueblo fuera hurtado y maltratado, y le escaseara mi Palabra de vida y Salvación.

Por tanto Yo los reuniré a todos y los meteré como el que funde hierro, plata y bronce y los meteré allí, y serán fundidos y lo que es mío saldrá de allí reluciente y lo que no es mío se consumirá totalmente, porque Elí y sus hijos en un día murieron y así he determinado que haré, pues preferiste correr tras tu avaricia y devoraste el grueso de mis ofrendas; preferiste encubrirte en tu religión y tus dogmas, y manteniendo tu orgullo herido por lo que hacían tus hijos, enmudeciste y me dejaste fuera; y cuando haya pasado por el fuego, fuego del horno encendido muy caliente, encontraré una iglesia pura, santa, sin mancha y sin contaminación, una novia ataviada con ropas muy blancas, esperando mi retorno y siendo una Luz encendida que ilumina con gran intensidad con mi Luz Admirable a todas las naciones, porque Mi Venida está cerca.

-

-