Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha... Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha

31 may. 2014

A la Iglesia Venezolana (Más Palabra de Dios para su iglesia en Venezuela)

Palabra del Señor que vino a mi, Ana Victoria Sanz, estando  en intercesión el 28 de Mayo de 2014 por la red con el Remanente del Señor en Venezuela. En ti Señor está acallada mi alma, en ti está confiada, sabiendo que los tiempos de Venezuela están en tus manos. Tú revelas tus planes sobre los pueblos a tus siervos los profetas; Tú hablas lo que ha de venir a tus atalayas para que el impío se vuelva de sus malos caminos y tu pueblo se guarde del mal en ti, pero este pueblo es de dura cerviz, este pueblo no quiere escuchar; el malo se jacta de su maldad y el que dice ser tu pueblo persiste en seguir tras sus amores ilusos, dice ser rica, pero está más pobre que nunca y desnuda; dice estar viva y avivada, pero está muerta ¡Oh, mira a Tu iglesia! está contada entre los muertos; tiene pobreza crítica, aunque dice ser rica y prospera; está harapienta, aunque se viste en las mejores tiendas del país; está hedionda aunque se echa los mejores perfumes, hiede a mortecina, pues su podredumbre es inmensa; está oscura, aunque tiene las lámparas y reflectores más hermosos y potentes en sus templos; está muda, aunque tiene los medios de comunicación y los equipos audio y vídeo más potentes para transmitir Tu mensaje; Dice ser libre, pero está esclava de su libertinaje; dice tener amor y sólo es una gran lata vacía llena de paja ¡Pobre iglesia de Venezuela!

"Arrepiéntete", dice el Señor, "porque la ira del Señor viene sobre esta nación por causa de tu pecado ¿Estás satisfecha de tus grandes eventos? ¿Para quién fueron hechos? ¿Para Mí? ¡No! Para mí no han sido, han sido hecho para gloria de hombre, han sido para engrandecer el ego de los que me dejaron fuera de sus iglesias y se entronaron en mis altares; han sido para posicionarte entre los que mueven multitudes. Has actuado incautamente, dejándote llevar por palabras obsequiosas de hombres que saben hacer un buen show; que usando vanamente mi nombre buscando aprovecharse de ti.

Sabes bien, iglesia, que después que te tragaste el bocado te quedó el mal sabor en la boca, entonces, reconoce, ahora, que no debiste sentarte a su mesa y vuélvete de lo que has hecho, pues aún hoy extiendo mi misericordia para ti "He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo", pues vengo contra el que persiste en correr por el camino ancho donde corren las multitudes en busca de "su bendición" y es allí el ¡Ay, ay, ay! Y su sufrimiento será terrible y su dolor no tendrá alivio.

-

-