Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha... Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha

19 jul. 2010

ACERCA DE LAS PROFECÍAS Y LA IGLESIA

La venida de Jesucristo está más cerca que nunca y el cumplimiento de las Sagradas Escrituras referente a los últimos tiempos es cada vez más evidente, pues ya es normal ver o escuchar en los medios de comunicación noticias de guerras y rumores de guerra (Mateo 24:6y7), escasez de alimentos y terremotos (Mateo 24:7), epidemias, terror, señales en los cielos, persecución a la iglesia (Lucas 21:11-12), aumento de la maldad, delincuencia (Mateo 24:12), en fin.

Sin embargo, aún queda por cumplirse algunas cuantas profecías descrita en los libros de Daniel, Mateo, 1 Tesalonicenses y Apocalipsis; pero, mientras éstas esperan por suceder, el evangelio de Jesucristo debe extenderse hasta lo último de la tierra, por lo tanto la Iglesia de Dios anhela en los diferentes países del mundo un gran avivamiento. Los cristianos venezolanos no escapan de este deseo que todos los creyentes tienen de ser objetos de ese avivar sin precedentes del fuego del Espíritu, sin embargo, Dios me ha mostrado que previo a esto, en el caso de Venezuela, habrá tiempos terribles y de ayes para la nación en general y para su pueblo; Es por eso que estoy completamente convencida que esas profecías del gran avivamiento de la Iglesia venezolana no se cumplirán sin que antes pasen una serie de eventos y circunstancias que quebrantarán y unirán como nunca al pueblo de Dios.

Hoy, tal como Dios me ha hablado en diversas ocasiones, estamos al umbral de muchos acontecimientos tremendos (terremotos, maremotos, invasiones, guerra, deslaves, inundaciones, cambios climáticos, persecución a la iglesia, destrucción y muchas muertes) que afectarán la historia de Venezuela, aunque algunos profetas, evangelistas y pastores persisten en predicar que no habrá Juicio de Dios para este país; y por su parte la iglesia parece no darle importancia al asunto y más bien se nota concentrada en oír profecías que predicen sólo cosas buenas y agradables, profecías de años de bendiciones, de grandes avivamientos, de crecimiento, de empoderamiento, de prosperidad y de riqueza. Pero contrariamente a lo que estos ministros afirman Dios me ha mostrado una y otra vez que si no hay un pueblo humillado, arrepentido, quebrantado y convertido de sus malos caminos estas cosas irremisiblemente acontecerán en esta nación y dolorosamente muchos perecerán.

Este tiempo terrible que se avecina para Venezuela es porque la iglesia se empeña en cerrar su oído a la voz de alerta y al llamado de arrepentimiento y unidad de parte de Dios; en su lugar se muestra dueña de su verdad y con cada vez más grandes y acentuadas brechas de separación denominacionales a causa de sus claras divergencias religiosas y doctrinales que la han fragmentado y emparcelado en pequeñas congregaciones disgregadas unas de otras, evidenciando con esto en ella una clara desagregación como cuerpo de Cristo. También, se hace notorio que una gran parte de esta iglesia venezolana permanece ensimismada, en adulterio con el dios “política”, o enneciada con cualquier otro tipo de dios (crecimiento, prosperidad, riqueza, empoderamiento, en fin) que explican su evidente apatía a la palabra profética de alarma, su liviandad, infidelidad y desunión; y sus anhelos irresponsables de querer alcanzar la prosperidad y la bendición de Dios sin obedecerle.

No dudo de las profecías que hablan del gran avivamiento de Dios para la iglesia venezolana y sé que llegará el tiempo de eso ocurrirá, así como también ese anhelado crecimiento y esa prosperidad extraordinaria para el pueblo de Dios y para Venezuela en sí ; pero no será sin que antes la iglesia sea confrontada con su iniquidad, pecado y rebelión; así mismo sin que antes se arrepienta y se convierta de sus malos caminos para que se levante restaurada, totalmente renovada y unida en el Amor de Jesús con un mismo sentir para alzarse como una gran antorcha de Luz que alumbrará a Venezuela haciendo huir a los que se han apoderado de este país, a esas potestades imperantes que solamente actúan en la oscuridad que han llenado hasta ahora de terror, corrupción y violencia a esta tierra, pero que no podrán prevalecer ante esa Luz Admirable de Cristo reflejada intensamente por una Iglesia ataviada como Novia que espera a su Amado limpia, sin mancha, sin arrugas y sin contaminación, porque sabe que su venida está cerca.

Muy clara de lo que la Biblia habla al respecto de los falsos profetas y del juicio de Dios para aquellos que toman su nombre en vano (Deutoronomio 13:1-5, Jeremías 23:9-40 y Ezequiel 13:1-23), me atrevo a publicar este blogs profético en el cual encontrarás diversas profecías de juicio de Dios que me han sido reveladas a mí, Ana Victoria Sanz, desde el año 2003 hasta ahora; profecías de Juicio para Venezuela, Profecías de Tiempos de Ayes y de Dolor para esta Nación, para la Iglesia en General Venezolana y para la Iglesia del Estado Apure (estado llanero al sureste de Venezuela, precursor del evangelio en tierra firme en esta nación y dónde hay el mayor porcentaje de iglesias y de Cristianos Evangélicos de este país), pero también Profecías de la Justicia y el Bien de ese Dios de amor que nos llamó de las tinieblas a su Luz Admirable.

Te ruego, pues, que las leas detenidamente pidiendo antes la dirección Dios y la revelación de su Espíritu, el cual sin duda te guiará a toda Verdad; en tal sentido si encuentras falsedad en ellas solo deséchalas y júzgame como quieras, que por lo demás, Dios se encargará de mí si es que he hablado en ellas falsedad, aunque quisiera sinceramente estar equivocada y tener alguna vez que decir que esto que está escrito en este blog es falso y no sucederá nunca; no obstante, estoy segura que es Dios quien me ha hablado y sé que si te dejas guiar por Él, lo más seguro es que encuentres en estas profecías la revelación del Altísimo y Poderosos Dios que hizo lo cielos y la tierra, por eso te encarezco, entonces, con mi corazón que si el Espíritu Santo te hace sentir que estas profecías son Suyas te pongas alerta y sigas sus instrucciones de arrepentimiento y conversión para que seas salvo tú y ayudes a salvar a los tuyos.

PROFECIAS PARA VENEZUELA

-

-