Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha... Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha

30 may. 2010

PALABRA DE JUICIO DE DIOS SOBRE LA IGLESIA DE APURE

Palabra de Dios, que vino a mi Ana Victoria Sanz, en los 40 días de acuartelamiento que me envió en los meses abril y mayo de 2010, en Apure, Venezuela.

“Toma las yerbas amargas que te ordené comprar por mi sierva Nohemí y mételas en tu boca, mastícalas y mantenlas en tu boca mientras escribes palabra mía para mi Iglesia en el estado Apure, porque amarga palabra envío para ella y difícil de tragar y mucho más difícil de digerir. Es palabra amarga que contiene buen remedio de vida al cuerpo que está sentenciado a morir, yerbas amarga hasta lo sumo y quien las trague, tendrá en su cuerpo descompensaciones, contusiones, retorcijones como nunca los ha sentido, pero en su jugo hay sanidad y en su bagazo la purga que limpiará todo y sacará la indigesta, los parásitos y la intoxicación fatal. Amarga palabra, pero quién la coma y soporte su amargura no morirá sino que vivirá”.

“Oye, tierra de Apure, mi dedo midió tus llanos, mi voz se hace oír en tus sabanas, en tus pueblos y en tus caseríos y como eco suena en el Pie de Monte Andino; tus ríos ponen atento su oído pues esperan la orden de mi Palabra. ¡Oh! Tierra, pobre y abandonada, la burla de los demás, desechada y despreciada, sumergida en maldición. En ti he puesto mis ojos y te he amado como amé a Jacob, te escogí en esta nación para que seas llamada por las naciones hermanas ‘Tierra de Dios’, pero tú, testaruda como mula, cierras tus ojos a mi bien y tu oído a mi voz. Te vi hambrienta y sedienta, sola y olvidada; no había nadie que te hablara de mi amor y nadie se acordaba de ti, tu nombre ‘más lejos que jamás’ te destinó al abandono, tierra de la omisión y del despojo, tierra de tristeza y soledad ¿no te tendría Yo que ver? ¿No tendría Yo que extender mi vista en tu horizonte y mirar tu desvalorización? ¿No debía Yo ver tu ardiente corazón con ansias de conocerme mientras huías de la confusión de quién vendió su bendición? ¿No debía Yo encontrarme contigo en medio de lo que churruscó el calor del sol y establecer allí tu “Bethel”, pacto conmigo de que Yo siempre sería tu Dios? Te di las primicias de la propagación de las Buenas Noticias en tierra firme de Venezuela y como en los tiempos antiguos atraje tu atención; me empeñé en enamorarte y darte toda clase de cuidados, porque fijé mi rostro en ti. Moví de lejos gente que no conocías para que te diera de comer el Pan de Vida, pero tú te conformaste con mordisquear solo un poco y te hiciste dietas que desnutrieron tu cuerpo. Te abrí los ojos para que vieras la luz, pero tú deliberadamente te hiciste velos que te enceguecieron cada vez más. Te di agua viva para saciar tu sed, pero en tu sandez te empeñaste en tapar el vaso quedándote con el tiempo seca por dentro. Te cubrí con mi amor y te vestí de mi Justicia, pero todo lo tiraste de ti con tu dedo índice, con el rechinar de tus dientes, con el menear de tu cabeza y tu infidelidad; preferiste echar de lado mi ropa y hacerte ropas de injusticia y vergüenza que cubrieran tu corazón lleno de iniquidad, inmoralidad y desprecio; te llamé ‘libre’ y levanté tu cabeza, rompí las cadenas que te mantenían atada a maldición y podrí tus yugos para que caminaras en mi libertad, pero te sesgaste hacia los lados, lejos de mi verdad. En uno de tus extremos quisiste con tu insustancial sabiduría humana hacerte yugos muy pesados que te impidieron andar al ritmo de mis pasos y que coartaron mi gracia sobre ti; y en el otro extremo te tejiste en tu fatuidad cadenas que te ataron en tus propias concupiscencias impidiéndote andar en mi presencia y en mi eterna y verdadera Libertad. Privaste tu corazón de mi amor y lo llenaste de amargura y desprecio; te privaste de mi gracia, mi justicia y mi bendición y te llenaste de leyes de hombre que te esclavizaron en la pobreza y miseria; despreciaste mi libertad y te hiciste esclava del libertinaje ¿Cómo dices que me amas y desprecias a tus hermanos? ¿Son tus doctrinas infalibles para determinar quién ha sido sellado por mi Espíritu y quién no? ¿De qué me sirven tus sacrificios, liturgias y vestimentas si en tu corazón no hay amor? ¿En qué me beneficia tu celo doctrinal si con él hieres y matas a mis ovejas y corderos? ¿De qué me sirve tu hipocresía religiosa si con ella cierras la Puerta al que quiere ser salvo? ¿Cómo puedes pretender que te perdone si tú no has perdonado a quién te ha hecho afrenta? ¿Cómo hablas de la presencia de mi Espíritu en ti cuando estás con tu lengua escarneciendo a tu hermano? ¿Cómo dices que estoy en ti y tu altivez no me deja acercarme a tu corazón? ¿Cómo dices que Yo vine para libertar al cautivo y subyugas a mis ovejas en tus leyes de hombres y conviertes a mi pueblo en esclavo de tu fingimiento religioso? ¿Cómo dices que te hice libre y estás esclava de tus inmoralidades? ¿Cómo dices que mi Espíritu se mueve en ti cuando haces sacrificios a otros dioses? ¡Cómo me has sido infiel y adultera con tus inclinaciones religiosas y has sido cruel con tus hijos, llenándolos de iras y rencores que los han hecho rebelarse contra ti y zafarse de tu cobertura! ¡Cómo has tergiversado mi evangelio redentor con tu vana interpretación de mi Palabra! ¿De qué me han servido tus ufanas confraternidades y asociaciones si con el tiempo solo han servido para contristar mi Espíritu y fomentar la desunión, el rencor, desavenencias y el escarnecimiento entre mis hijos? ¿Cómo crees que hay unión si el Amor que une no está en ustedes? ¿Cómo se puede hablar de confraternidad si no hay armonía entre las iglesias hermanas? ¿Podré yo habitar donde no hay armonía? ¿Cómo habrá un mismo sentir entre las iglesias hermanas si han sacado mi amor de sus corazones? ¡Oh, amada mía, iglesia mía! ¡Cómo te he amado y cómo has desechado mi amor! Te has proliferado en pequeños templos que no crecen, porque son producto de la rebelión de tus hijos por los maltratos, descuidos y yugos pesados que les impusiste ¡Cómo te has vuelto toda una experta en división y ya hasta cuentas cuantas veces te has dividido como algo natural! ya es normal para ti ver cómo tus hijos se rebelan de tus imposiciones y se van sin tu cobertura a construir otra pequeña iglesia destinada desde el principio a estar sin mi amor y ser marcada por el resto de su existencia con tu maldición ¡Arrepiéntete y conviértete de tus malos caminos! Vuélvete a mí y quebranta tu corazón! Deja que mi amor y mi Justicia encuentren en tu corazón un lugar donde morar! Quítate tus ropas de injusticia, corta de ti el dedo señalador y la lengua escarnecedora e inicua; vuélvete a tu hermana y ámala como a ti misma; deja que mi luz te ilumine y te haga ver con claridad cuál es mi buena voluntad, agradable y perfecta para ti ¡Oh, iglesias madres, vuélvanse y busquen a sus hijos rebelados! usen el bálsamo de amor, humildad y perdón para quebrantar por siempre la maldición de rebelión y división de sus iglesias; con la bendición y el amor que cubre multitud de pecados. Y ustedes hijos rebelados (que se han vuelto iglesias en rebelión), vuélvanse a sus iglesias madres y pídanles perdón y reciban su bendición y cobertura para que tanto la madre y la hija puedan crecer y ser llenas de mi poder y bendición, ¡Oh, Iglesia, amada mía! No hay otro estado en esta nación que Yo le haya dado tanto amor y tanto conocimiento de mi evangelio como te lo he dado a ti. Te he entregado la antorcha de la luz de mi justicia y todos los medios de comunicación los puse a tu entera disposición, pero tú, como siempre, extremista e incapaz de mantenerte en mi justicia y rectitud; ubicada en un extremo, cual amargada, llena de religión, de odio y de injusticia en tu corazón, vuelves las cabinas de los medios de comunicación el sitio predilecto para comer las carnes de mis siervos ante todo el pueblo. En el otro extremo, con tus exageraciones te vas en una larga carrera de excesos que te están conduciendo a límites desviados de mi justicia y del Reino de los Cielos, de una manera visible a los ojos confundidos del pueblo ¿Por qué usas lo que te he entregado para salvación de muchos como instrumento para tus excesos y glotonerías religiosas? Te has vuelto una voz parlante y bufona que ridiculiza mi evangelio ante las masas desesperada por escuchar las Buenas Noticias de Salvación que los libre de la corriente que los lleva a la perdición eterna ¡Arrepiéntete ahora! También de lo que te he entregado te pediré cuentas, pues a ti no te he negado nada, todo te lo he puesto en bandeja de plata, y lo que tienes hoy a pedir de boca, que aún los impíos lo desean para sí, no ha sido logrado por tu propio esfuerzo, sino que ha sido logrado con el poder de Mi Espíritu y mi Gracia sobre ti a pesar de tu infidelidad hacia mí. Pero tú lo has tenido en poco y lo que haces con tus obras constantemente es entristecer mi Espíritu; tu pecado habitual ha hecho que tu adversario haga de ti una tierra desolada y desamparada, pues mi bendición y mi bien no pueden estar en ti a causa de tus ropas de injusticia y de tu inmoralidad; tu maldad ha llegado al colmo y tu rebelión ha llegado a los cielos. Te llamé a ser luz de esta tierra y aun cuando dicen ser muchas lámparas encendidas solo veo noche y penumbras en toda la extensión del territorio ¿Dónde está tu aceite? Tu lámpara ya no alumbra, pues los que dominan la oscuridad han tomado las ciudades y los pueblos, los montes y los ríos están llenos de ellos; el mal te atemoriza y te hace temblar las piernas en vez de tu atemorizarlo a él con el Poder de mi presencia; tus hijos son el blanco de los depredadores de Satanás, los hombres fuertes de corrupción, violencia, terror y muerte se apoderaron de este territorio y tú, por andar preocupada por tus doctrinas y amores ilusos, por tu egocentrismo denominacional y por el escarnecimiento de tu hermana, no lo has podido evitar ¿Cómo es que siendo llamada a ser luz no has podido cegar con tu brillo a los que actúan solo en la oscuridad? te llamé a ser sal pero todo está corrompido, todo es violencia, todo es inmoralidad y podredumbre general ¿Cómo es que siendo sal no pudiste salar para preservar sin corrupción a un pequeñito pueblo que no llega a medio millón? Si la sal que puse en Apure se ha desvanecido ¿Con qué será salada esta tierra? ¿Crees que no te pediré cuentas por lo que has hecho? ¿Crees que la condición de desolación y ruina de esta tierra es por los gobiernos? ¡Claro que no! Es por tu testaruda cabeza que se empeña en desechar mi amor, mi justicia, mi bien, mi misericordia, mi gracia, mi perdón y mi juicio en tu vida ¡Oh, iglesia mía, amada mía! ¿Quién te fascinó para que no obedecieras la Verdad? ¿Recibiste mi Espíritu por la fe o por las doctrinas que te impusiste? ¿Eres salvo por gracia o por los sacrificios que hagas? ¿Entonces con qué vendrás a justificar tus acciones y qué argumentos pondrás delante de mí para que no descargue sobre ti mi ira? ¡Arrepiéntete ahora de tus malos caminos! ¡Vuélvete a mí y quebrántate delante de mí! Para que tenga misericordia de ti y no alargue contra ti mi mano! Conviértete ahora y deja brillar tu luz como antorcha para salvación de los perdidos y deja resplandecer mi justicia en ti para que el impío se vuelva de su mal camino, mientras aun queda algo de tiempo; pues por causa de que toda mi iglesia en esta tierra y en toda la nación ha dejado de ser luz y sal, el colmo de la maldad de este país se ha hecho visible en el cielo y he decidido bajar sobre esta nación y se escucharán los ayes en toda Venezuela y en toda esta tierra, pues será vuelta como lagar que hollará mis pies con tal fuerza que el líquido púrpura llenará mis ropas; el impío morirá por su pecado, pero su sangre será demanda de ti, pues fuiste tropezadero de su pie y entorpeciste la entrada a la Puerta de su salvación con tus malas obras; y por no ser antorcha de luz los fuertes que se han ido apoderando de tu territorio sin que le hagas frente con mi Poder, harán estragos en estas tierras; vendrán del Norte y de tierras lejanas fieras con diente muy afilados y entrarán por el suroeste del estado; y de los montes saldrán las fieras silvestres que habitan allí; y de los ríos saltarán fieras salvajes, todas hambrientas, y se comerán unas a otras mientras arrasan con todo lo que esté en su camino: y no cesarán de comer hasta saciarse; igualmente de los cielos los depredadores caerán trayendo destrucción a los moradores de los pueblos, caseríos y ciudades; nuevamente los centauros se enfrentarán con los realistas, pero esta vez saldrán perdiendo; no habrá sitio dónde esconderse. También la naturaleza se volverá en contra de este llano y hará que los ríos se vuelvan rojos como el carmesí y que el clima enrarecido se haga rojo también. ¡Oh, iglesia, amada mía! vienen días en que no tendrás donde esconderte, y tu escondite secreto, dónde nadie te puede alcanzar, tendrá la entrada abarrotada y tapujada por tus pecados e iniquidades y en tu huida desesperada no tendrás tiempo de quitarlas para que puedas pasar! ¡Oh, amada mía, arrepiéntete ahora! No quiero, Yo tu destrucción y muerte, si no que te vuelvas de tus malos caminos para que Yo tenga misericordia de ti y acorte el tiempo de mi baile en el lagar y tú seas librada en el día de la destrucción repentina y escondida de los que demandan tu vida! ¡Vuélvete de tus caminos de injusticia y arrepiente ahora de tu maldad! Desecha los dioses que te has hecho y arranca de ti esos amores ilusos de tu pecho; reconoce tus rebeliones y tus pecados delante de mí; quítate tus ropas de inmundicia e iniquidades y vístete con ropas blancas y resplandecientes de mi Justicia y de mi amor; entonces te haré como luz brillante en medio de la noche más oscura y los que están en la oscuridad verán su condición y se arrepentirán de su pecado, y en el día de la calamidad repentina y del perseguidor implacable serás guardada, te haré llegar mis misericordias y las haré visibles para ti; serás mi remanente de vida para restaurar esta tierra y hacer resplandecer sobre ella mi gloria y la llamarán ‘Tierra de Dios’, será notoria en todas las naciones mi justicia para con ella; y el avivamiento de mi poder y mi Justicia que estará en ella se extenderá hasta los confines de la tierra para salvación de millares, pues las palabras del tiempo del fin escritas por mis profetas se están cumpliendo y pronto está por escucharse la voz de mando del Cordero de Dios, ordenando sonar la voz de trompeta de los ángeles que juntarán a todos los redimidos en Cristo del norte, del sur, del este y del oeste para que se encuentren con él en las nubes del aire, pues todas las naciones verán venir con gloria y poder al Gran Rey, a Jesús, el Ungido de Israel. 


NOTA AL LECTOR DE PROFECIAS:

POR FAVOR LEE PROFECÍAS RELACIONADAS EN LAS CUALES HAY MAS DETALLES INSERTOS DE LOS ACONTECIMIENTOS QUE HAN DE VENIR A LA NACION :

SIGUE ESTOS ENLACES:

PROFECIA DE JUICIO DE DIOS 2003
ADVERTENCIA A LA IGLESIA EN VENEZUELA 2010
JUICIO DE DIOS PARA VENEZUELA 2010


PALABRA DE LA JUSTICIA, EL AMOR Y EL BIEN DE DIOS SOBRE EL ESTADO APURE

El día cuarenta de mi tiempo de encierro, mientras despuntaba el sol y finalizaba yo de escribir la palabra amarga para Apure que me había sido dada, me dijo el Señor: Toma la miel pura de abejas que también te ordené que consiguieras y tuvieras a la mano y pon un poco ella en tu boca amargada por las hierbas, para que la endulces; porque dulce y buena será al paladar la palabra de justicia y amor que daré a los que me obedezcan y sean fieles a mi Palabra.

Después que haya acabado todo, cuando haya cesado de pisar en el lagar; recogeré con grande misericordia y amor a mi iglesia fiel que se humilló ante mí y reconoció su pecado delante de mi presencia; le enjugaré su llanto y lavaré sus heridas, le haré resplandecer con mi Luz como antorcha encendida y mi Justicia en ella se hará ver en las naciones; le daré todo para que haga casa grande para mí, para que sean avergonzados los que la vituperaron por mi causa y vendrán a ella de muchos pueblos y naciones a adorarme en espíritu y verdad; mi iglesia diversa en formas de adorarme y de trabajar, pero unida por el amor y mi Justicia, será el motivo del desarrollo y crecimiento de esta tierra, sus índices de desarrollo serán contados entre los más altos de las ciudades desarrolladas del mundo y sabrán que Apure tiene como su Dios al Dios verdadero que hizo los cielos y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay. 

Le pondré como gobernantes a hombres y mujeres conforme a mi corazón y haré venir de pueblos foráneos riquezas y maquinarias, vistas y no vistas en esta nación; traerán de las naciones europeas, asiáticas y americanas todo tipo de bienes, equipos y enceres de construcción para edificar tus ciudades, y nuevas ciudades serán fundadas; tu territorio será totalmente planificado y obtendrás sin dinero lo que necesitarás y usarás para edificar tus casas, tus corrales y tus empresas; escogerás los rubros donde crecerás económicamente; sean primarios, secundarios o terciarios y sin que lleves avales se te concederá sin objeción lo que requieras para empezar y poner en marcha tu empresa.

Tus sabanas serán productivas como jamás lo han sido; y los frutos y los animales nunca antes producidos serán rentables, y será normal verlos en abundancia en tus sabanas, esteros y bajíos; serás conocida como tierra de la gran industria verde y vendrán de todas partes a reconstruir contigo tus ciudades y a construir tus ciudadelas; todos los servicios serán de primera y en Venezuela y América no habrán como tus extraordinarias autopistas y carreteras y como tus multimodales vías de comunicación terrestres, ferroviarias, fluviales y aéreas. Serás llamada ‘Tierra de Dios’ y nunca más serás llamada desamparada y jamás se dirá de ti tierra desolada, porque el amor de Jehová tu Dios estará en ti. 

Las naciones conocerán que mi amor y justicia está contigo y serás testigo de mis maravillas y portadora incansable de mi mensaje de salvación hasta en lo último de la tierra para todo aquel que cree. 

Pero está prosperidad no será eterna y todo lo que en la tierra hay o se hace es perecedero, pues el pecado y la obra de destrucción del adversario no escatima esfuerzo para desviar de la verdad a mi pueblo con el objeto de que no logre la vida eterna; por tanto no centres tu esperanza en lo corruptible aquí en la tierra como el máximo galardón a tu fidelidad y obediencia, pon tu esperanza en lo incorruptible del Reino de los Cielos y concéntrate en vencer hasta el fin, pues los vencedores serán vestidos de ropas blancas, les pondré el anillo del hijo rescatado y redimido por sus pecados; su nombre estará inscrito en el Libro de la Vida; comerán del árbol de la vida; Jesús mismo, el Cordero de Dios, les hará sentar en su trono, así como él se ha sentado en mi trono; les espera la corona de justicia que les dará el Juez justo; Jesús les dará autoridad para gobernar a las naciones con vara de hierro (un centro) y estarán en las Bodas del Cordero; por tanto no se desvíen ni a la izquierda ni a la derecha del camino de la Verdad y la Vida, anden en mi amor, misericordia y mi justicia y perseveren en la fe hasta el fin, siendo como él los llamó a ser pescadores de hombres y nunca cesando de echar las redes para que se añadan a mi Iglesia cada día todos los que han de ser salvos, porque mi venida está cerca. Amén.



NOTA AL LECTOR DE PROFECIAS:
SIGUE ESTOS ENLACES:
ADVERTENCIA A LA IGLESIA DE DIOS EN VENEZUELA 2010

POR FAVOR LEE PROFECÍAS RELACIONADAS EN LAS CUALES HAY MAS ESPECIFICACIONES DE LAS ACONTECIMIENTOS QUE HAN DE VENIR :

-

-