Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha... Nación Idólatra, en breve viene Juicio para tí ¡Arrepiéntete de tus pecados y conviértete a CRISTO! Iglesia de Venezuela, Vuélvete a Dios, No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha

11 nov. 2010

PREAMBULO DE LAS PROFECÍAS DE APURE Y VISIONES DE LA IGLESIA EN 7 CONGREGACIONES

Al Señor le pareció bien revelarme a mí, Ana Victoria Sanz, en el lapso de los meses marzo y abril del 2010, la condición de su iglesia en Apure, Venezuela, y también me mostró, aún más en específico, la condición de la misma en siete de sus congregaciones. Me reveló sus inicios y me hizo ver como el enemigo ha venido obrando en ellas para desviar a su pueblo del Camino de la Verdad, del Amor, de su Justicia, del evangelio de Jesucristo, de la doctrina de los Apóstoles y de su segunda venida. Y aunque al principio pensé que el mensaje sólo era para esas congregaciones, posteriormente me dijo que cada una de ellas representa la condición general de una parte de la iglesia en Apure e incluso de todo el país y que por lo tanto debía publicar lo que me había revelado en este blog.

Desde los inicios de la iglesia, el enemigo (Satanás), ha querido desviarla del evangelio de Jesucristo. El adversario mezclando medias verdades con medias mentiras ha logrado que la iglesia se sesgue hacia los lados de la doctrina de los apóstoles y deje de lado el Primer Amor. De una u otra forma en las diferentes congregaciones se infiltra el enemigo aprovechándose de la fragilidad de su fe, la cual “es por el oír; y el oír por la palabra de Dios” Romanos 10:17; Satanás disfrazado ha ido tomando espacio  hasta envolver a la iglesia en sus artimañas, de desunión, fariseimo, hermetismo religioso, reglas, dogmas, leyes de hombres, libertinaje, doctrinas, comercialización, inmoralidades, mezcolanzas, orgullo, en fin. Sin embargo, Dios siempre ha mantenido a su pueblo en alerta de estos peligros y no escatimó en ningún momento en confrontar a las diferentes congregaciones con su pecado para que estas se volvieran al camino de la Verdad, al evangelio de Jesús (y eso lo podemos ver claramente en 1 Corintios, Gálatas 3, Apocalipsis 2 y 3). Cada una de estas condiciones de la iglesia en las diferentes ciudades descritas en estos libros de la Biblia es una ilustración de la situación de cualquiera de las congregaciones de la iglesia de Dios en el día de hoy, y reflejan las varias estrategias sinuosas que usa el Adversario, el Diablo, para desviar al cristiano de la fe en Cristo y de la sana doctrina, de hecho muestran como se va dejando de lado el Amor, o sea a Dios, porque Dios es Amor y se tiene en poco los mandamientos del Señor Jesús puntualizados en Mateo 22:37-39 “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38Este es el primero y grande mandamiento. 39Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

En sí, lo que interpreto de estas revelaciones proféticas que el Señor me dio de esas 7 congregaciones de la iglesia en Apure, las cuales reflejan la situación de la iglesia en Venezuela, es lo vivió la iglesia en los tiempos de los Apóstoles, tanto es el parecido que podemos concluir que Satanás no es creativo y usa las mismas estrategias de seducción y mentirá para engañar al pueblo de Dios y si no estamos en cuenta de esto podríamos creer ingenuamente que “…eso que le pasó a iglesia de Éfeso no le pasará a nuestra iglesia, o eso que le pasó a las congregaciones de Galaxia no le ocurrirá a nuestra congregación”, sin embargo, hermanos míos estamos, actualmente, lidiando con el mismo adversario el Diablo con el que lidió la iglesia en sus distintas congregaciones en sus inicios.


Creo que a Dios le pareció bueno mostrarme estas revelaciones de la situación de su iglesia en Apure, porque desde hace más de dos décadas he venido orando por este estado llanero, y en los últimos 10 años he persistido con mayor ahínco y quebrantamiento intercediendo y suplicando ante el Señor por su Iglesia en estas tierras del sur venezolano, pues aunque es considerado un territorio que adora al Dios que hizo lo cielos y la tierra, dueño del oro y de la plata, por ser uno de los estados con mayor porcentajes de cristianos evangélicos de esta nación (y sin temor a exagerar creo que también es uno de los estados con mayor cantidad de templos del país y quizás me estoy quedando corta, porque no tengo un estudio real del crecimiento y establecimiento de congregaciones cristianas evangélicas en Apure, pero por simple observación, instituyo que prácticamente en todos los barrios hay una congregación evangélica x cada 3 cuadras) es una población con altos niveles de atraso, verificables en los índices socioeconómicos de la misma, es una de las entidades con mayor pobreza, morbilidad, mortalidad infantil y materna, desnutrición, violencia, delincuencia y desempleo en Venezuela.

Toda esta carga de intercesión por Apure y la iglesia de Dios la tengo desde que tenía 15 años, pero se me acentuó, más o menos por el año 1991, cuando uno de mis profesores en la universidad explicaba que la causa de esos índices sociales negativos y alarmantes de Apure se debía al opio de la sociedad, es decir, a la creencia en Dios; afirmaba este docente universitario que los evangélicos y los cristianos en general eran los responsables del atraso y subdesarrollo de los pueblos, puesto que creer en la existencia de Dios y la Biblia era una especie de droga que hacía que los pueblos se sumergieran en la miseria, conformismo, escapismo de la realidad y todo lo que eso conllevaba y que Apure era el ejemplo de ello.

Fue un tiempo confróntativo en la universidad con aquel profesor, pero desde entonces mi alma y corazón no tuvieron reposo en cuanto a eso, por lo tanto me dediqué a ir al altar y llevar al lugar santísimo la súplica continua por Apure junto a un sin número de preguntas. Pasaba horas pidiendo a Dios que me revelara la verdadera causa de la condición de pobreza y atraso de esta tierra; le indagaba ¿Por qué si había tantos cristianos lo que se veía era maldición, ruina, desolación, enfermedad, pobreza, violencia, delincuencia y atraso? ¿Qué pasaba con su iglesia? ¿Dónde quedaban sus promesas de bendición? ¿Realmente debíamos vivir en la miseria para demostrar humildad como se nos enseñó? ¿Son esas bendiciones y galardones sólo para después de la venida de Cristo cuando reinemos con Él en la Nueva Jerusalén? ¿Por qué si somos una sola iglesia somos tantas denominaciones y nos escarnezcamos y vituperamos unas a otras sólo porque creemos ser dueñas de la verdad y ser más santas que las otras? entonces ¿Se agrada Dios de la iglesia apureña? ¿Realmente está bajo la voluntad de Dios? ¿Practica la iglesia los mandamientos y evangelio de Jesucristo? ¿Se está moviendo en la doctrina de los Apóstoles? ¿La pobreza y condición de Apure se debe en gran parte a la verdadera condición de la iglesia apureña con Dios? tantas preguntas como estas que ardían dentro de mí y que le hacía continuamente al Señor.

Pasó muchísimo tiempo, hasta, hace unos tres o cuatro años, que vino un hermano de Almolonga, Guatemala, el cual, tengo entendido yo, Dios le había dado instrucciones especificas de venir a Apure sin conocer a nadie y Él en obediencia se contactó con unos hermanos en el Centro del país que lo contactaron con el Apóstol Gilberto Nieves que en aquel entonces era el pastor general de nuestra iglesia Emanuel en Apure; allí fue recibido con alegría y se organizó un evento especial con varias congregaciones y él nos dio el testimonio de su pueblo y un mensaje para la tierra apureña.

La primera y segunda noche que estuvo en la ciudad de San Fernando, Capital de Apure fueron extraordinarias, el testimonio y mensaje fueron impactantes me sentí feliz por lo que Dios había hecho en ese pueblo guatemalteco, pero cuando finalizó la ministración me entró un pesar por Apure y me fui compungida para mi casa; cuando todos se durmieron me postré ante el Señor a llorar por esta tierra en que Él me permitió nacer y vivir, y no cesé de llorar y de gemir durante la noche, pues el dolor era incesante y desgarrador; le decía al Señor ¡Dios, tienes que hacer algo! ¡Oh, Dios, dime por favor algo! ¿Podrá este pueblo tener un milagro parecido al de Almolonga? ¿Seguiremos siendo acusados de la pobreza de Apure y seremos la burla de los que dicen tener el conocimiento y la ciencia? Dime, Oh, Dios ¿En qué estamos fallando? Ya de madrugada el Señor me dio esta Palabra en Isaías 62:4-12 que me consoló y me hizo saber que la respuesta del Señor a mis preguntas venía en camino pues me decía “Nunca más te llamarán Desamparada, ni tu tierra se dirá más Desolada; sino que serás llamada Hefzi-bá, y tu tierra, Beula; porque el amor de Jehová estará en ti, y tu tierra será desposada… …Y les llamarán Pueblo Santo, Redimidos de Jehová; y a ti te llamarán Ciudad Deseada, no desamparada”.

De pronto lo entendía todo, al fin este texto que por más de un año saltaba para mí, en cualquier Biblia que tomara, tenía sentido, sentía que Dios me lo explicaba a mi corazón con el lenguaje sencillo que un padre que le explica una verdad profunda a su hija. Apure la desamparada, la desolada, la vergüenza dejaría de ser así y sería tierra deseada, tierra bendecida y lo mejor de todo, la iglesia, su iglesia apureña, resaltaría ante los ojos del resto de los Pueblos por ser un pueblo verdaderamente santo, unido, lleno del amor, la prosperidad y bendición de Dios. Desde entonces he sabido que Apure tendrá un milagro parecido al de Almolonga y estoy convencida que lo veré y disfrutaré de ese milagro, aunque antes tendremos que ser pasado por fuego como el Señor ha hablado en las profecías y el tiempo de esplendor que vendrá para Apure y Venezuela después es corto, pues el tiempo profético del anticristo y el fin del mundo está muy cerca.

Todo lo que el Señor me mostró a través de su Palabra me dejó con la esperanza puesta en Él, anhelaba hablarle al pueblo apureño y lo hacía cada vez que tenía la oportunidad en la iglesia, en la calle, por la radio en la televisión, pero cuanto más tiempo pasaba Apure empeoraba y mi clamor se reanudó y se hizo más fuerte, empecé nuevamente a indagarle al Señor ¿Qué pasa mi Dios? ¿Por qué si me has hablado de que harás un milagro como el de Almolonga no sucede nada, antes bien todo va de mal en peor? ¿Perecerá Apure en esta situación y seguiremos siendo el oprobio de estas tierras? ¿Estás contento con la condición de tu iglesia apureña? ¿Lo estamos haciendo bien o estamos contristando tu Espíritu? ¿Dónde está la falla?

Fue entonces que me dijo que me apartara los 40 días cuando me dijo que me daría la Palabra para la Iglesia de Apure, publicada en este blog hace unos meses, pero también en ese tiempo apartada me reveló Palabra para su iglesia en esas 7 congregaciones especificas en Apure. Las razones por las cuales me dio la revelación sólo para esas siete congregaciones en especial no me las dijo, sin embargo, yo, Ana Victoria pienso en mi humano entender que si cada una de ellas representa una parte de la iglesia en general, entonces cualquier otra congregación de las miles que hay en Apure pudo haber sido objeto de la revelación de Dios, pero presumo yo, que el hecho de que fueran exactamente esas 7 se debe a que ellas son las pioneras y/o las más grande en infraestructuras del estado, o que de ellas surgieron la gran mayoría de las demás congregaciones ya sea por divisiones o por ser congregaciones hijas; o que de alguna u otra forma ellas son singularmente emblemáticas y punto de referencias por sus doctrinas, sucesos eclesiásticos, o por la cantidad de creyentes registrados como miembros, en fin.

Confieso que el tiempo de recibir la revelación para estas congregaciones apureñas fue un tiempo muy especial, un tiempo de descubrimiento del sentir del Señor Jesús por su amada iglesia, pues Dios me mostraba cuánto amor le tenía y cómo era de delicado y especial con ella. Me mostró a cada iglesia (es decir, cada congregación, porque la iglesia es sólo una) como una mujer hermosa, y aunque era la misma mujer bella representando a cada congregación, esta mujer se mostraba diferente en cada una de ellas, es decir tenía estilos y formas distintas de actuar según las condiciones y personas en que el amor llegó al corazón de esa congregación, las formas en que crecía el amor de su Amado en ellas y las mismas apreciaciones particulares que cada una tenía de valorar y estimar el carácter y la voluntad de su Dios. En cada estilo y forma de presentarse, la hermosa mujer que personificaba a la iglesia, sobresaltaba ciertos atributos de ella que definían el carácter, el lenguaje de amor y la unidad de esa congregación con el Señor, así como también su solicitud y obediencia de forma singular. Era verdaderamente hermoso ver cómo esa mujer se desvivía, con sus cualidades propias de esa asamblea, en agradar a su Amado mientras saltaba de ella un deseo particular para atenderlo y hacer su voluntad sin escatimar ningún esfuerzo.

Veía como el mismo Señor enseñaba a su amada "Nativa"; era una hermosísima mujer silvestre con su piel bronceada por el sol de los llanos, que se movía libre y sin temor por todos aquellos horizontes sin empalizadas, es decir, sin parcelas, ni cercas; se veía sencilla, pero en extremo hermosa con su vestir campesino y su pelo suelto movido por el viento; cándida, franca, ágil como una cierva (una venadita), sagaz, solícita, espontanea y expresiva; no sabía leer, ni de protocolos, ni de reglas de comportamiento, pero su corazón era en extremo puro y toda ella mostraba el amor sincero; el mismo Señor, en esas extensas sabanas del Apure, le enseñaba con toda paciencia y dedicación a leer su Palabra y entender su ley del amor en los atardeceres mientras el sol empezaba a dibujar sus crepúsculos llaneros y ella empeñada no perdía ni un solo instante para aprender y poner en práctica en todo tiempo y lugar cada instrucción de su Maestro Amado.

Veía a "Hermón" como una mujer perfecta en su caminar, elegante, de un mover delicado, vestida de ropas con el estilo a mediados del siglo pasado, completamente punto en blanco, sin ningún tipo de ajes, con todo su vestuario combinado y entonado con los guantes, medias y sombrero. Y su rostro de porcelana hacía resaltar aquellos ojos, tan perfectos, de líneas tan delicadas, de pestañas muy hermosas que los realzaban sublimemente y al mirarlos se podía ver que de ellos como destellaba un brillo de pureza y humildad en medio del celo por mantenerse sin manchas, sin arrugas y sin contaminación para agradar a su Amado.

Veía a su hermosa "Emanuel" como una mujer grácil, libre, prudente sobremanera, desprendida, entregada a su Amor; vestía ropas sencillas, pero a la moda, era como esas mujeres que visten cualquier cosa, que por simple que sea la prenda realzan su belleza; usaba su pelo suelto con un brillo especial, sedoso, semi ondulado que caía de forma casual sobre sus hombros, sus labios tenían un rosado encendido natural, su rostro hermoso mostraba la humildad de su corazón de una forma especial, su ojos destellaban el amor puro y entregado que todo lo sufre, que todo lo espera, que todo lo soporta; su ley era el amor y todas las demás reglas eran innecesarias; aunque parecía muy delicada era todo terreno, es decir, no se detenía, ni se retraía al tener que hacer cosas rudas, fuertes y en condiciones inhóspitas, sino por el contrario se lanzaba con pasión a ejecutarlas así arriesgara su vida. Por su convicción de la ley del amor que rompía todo dogma que rigiera su relación con su Amado, era menospreciada, era objeto de burla y de vituperios, me recordaba a Ana siendo objeto de las burlas de Penina, igual que Ana, ella no abría su boca para enfrentar los vituperios, guardaba en silencio su afrenta y sólo se derramaba y quebrantaba a los pies de su Amado. Era realmente una mujer que representaba la convicción, la humildad y el amor.

Veía a su radiante "Luz del Mundo" como una mujer hermosa con el pelo ondulado y largo, con brazos y manos agiles y gráciles; con un caminar de danza y baile nupcial parecido a los bailes del medio oriente; sus ropas delicadas y blancas con prendas relucientes que destellaban luz que alumbraba en su mover las tierras oscuras del Apure; no cesaba de danzar en una conexión perfecta con el Espíritu y su Amado se ensimismaba de amor por ella; su cuerpo era perfecto; y sus movimientos se veían apaisados y armónicos mientras bailaba y danzaba; en todo tiempo lograba mantener la mirada fija del Señor el cual se derramaba en ella embriagándola de su amor y haciéndola arder del fuego de su Espíritu en una unidad perfecta que rompía todo esquema de lo que era concebido hasta entonces como lo aceptable en la relación con su Señor, por lo cual la afrentaban y burlaban, la criticaban y vituperaban sin contemplación, pero mientras más la señalaban, más pronunciado y seguro era su bailar, las hojuelas se hacían más relucientes y su amor se acrecentaba más manifestando con su mover el poder del amor en señales y milagros sorprendentes; además mostraba total sumisión y obediencia a su Amado. Mientras la veía danzar para su Señor. Viéndola el Espíritu Santo me recordó a David danzando y a Mical criticándolo y tuve mucho temor y quebranto por esto, y me revisé una y otra vez a ver si en algún momento de mi vida yo me había reído o había criticado a esta congregación, pues el Señor me reveló que por causa de la burla que le hacían a su Amada Luz del Mundo por su danzar sin recato y sin ningún límite y por dejar que el Espíritu Santo se moviera a su gusto, muchas congregaciones de la Iglesia permanecieron por décadas estériles por burlarse y criticarla e incluso dijo que seguirán siendo estériles y secas hasta que se arrepientan de su pecado. Reconozco que me sorprendió el Señor con tanto amor y celo por su Amada Luz del Mundo.

Veía a su "Peña de Horeb" como una hermosa mujer ejercitada, se le veían definidos los bíceps y los tríceps de sus brazos y los músculos precisos de sus piernas, pero sin exagerar y sin ser ordinarios o masculinos; su rostro fuerte, escondía a una mujer sensible al amor y pura de corazón; usaba ropa de camping y botas todo terreno, sus movimientos eran seguros y agiles, era temeraria en el sentido bueno de la palabra, fuerte y algo ruda, pero sutil y sensible cuando se requería, era ingeniosa, valiente, incansable, inconmovible, sagaz, preventiva, diestra con las armas, leal y apasionada. La voluntad y deseo de su Amado era el motivo de su accionar, su amor hacia su Señor era demostrado en la obediencia absoluta e inmediata, su entrega era total; conocía el lenguaje secreto de su Señor y sabía cómo actuar para que el corazón de su Amado estuviera siempre henchido de amor por ella.

Veía a su dulce y enamorada "Zarza Ardiendo" como una mujer lindísima con un rostro puro, maternal y comprensivo, entregada completamente a su Amado, lozana, fresca, servicial, impecable, diligente con un vestir clásico y sencillo y de un andar de pasos rápidos, siempre anticipada y tutelar; se mostraba siempre solícita, amorosa, equilibrada, cuidadosa en su alimentación, trabajadora, predecesora e incansable al hacer la voluntad de su Señor; en sí se veía como una mujer completamente enamorada y desvivida por su Amado, que vivía por agradarlo y enamorarlo de ella y Él se deleitaba en agradarla, le llenaba de su amor y con dulzura le enseñaba el camino por donde debía andar, con su mano fuerte le guardaba y le ayudaba en sus múltiples labores haciéndola descansar.

Veía a su "Anunciadora de Sión", como una mujer hermosa, de rostro con líneas firmes y sonrisa franca; su voz era fuerte y suave a la vez, ni muy aguda, ni muy grave, era un timbre de voz perfecto que mantenía la atención del más distante del lugar; sus ropas eran de milicia, pero a pesar de ser ropas de combate se realzaba siempre su belleza femenina; era una soldada, siempre lista y en pie de lucha por hacer prevalecer el Amor dentro de un territorio inhóspito de guerra contra el Adversario. Lo que movía su causa y su existencialidad era el amor genuino por su Amado, el cual no escatimaba en ningún momento demostrarle su amor; conocía perfectamente el lenguaje de Amor y entre ellos había una perfecta comunión. Era una Mujer visionaria, íntegra, valiente, segura de su convicción, cuidadosa en ver con los ojos de su Señor y solícita en escuchar las instrucciones de él; de orden y de estrategia y de temple inconmovible; lanzada para la conquista y persistente en hacer la voluntad de su Amado. En sí se veía como una mujer guerrera por amor, disciplinada y obediente en extremo que mantenían prendado su corazón al amor de su Dios.

Pero así como me mostró a esa mujer linda en sus diferentes representaciones congregacionales, mientras estas estaban en los tiempos de vivir en el Primer Amor, también me mostró una segunda mujer, una mujer usurpadora que se hacía pasar por La Iglesia del Señor Jesús, Cordero de Dios; una mujer falsa que trataba de engañar en las congregaciones a los de la fe e impedir que se añadieran a la iglesia los que han de ser salvos para así impedir que se cumpla la gran comisión de Mateo 28: 19-20 y la Esposa (la Iglesia) pierda su pureza, se desvíe, se vuelva apóstata, sepulcro blanqueado, prostituta, en fin (Efesios 5: 25b-27, Apocalipsis 22:2, Mateo 25: 1-13); Era una mujer que dependiendo de la condición de cada congregación, también cambiaba su presentación, se mostraba con imágenes y condiciones fachosas, ostentosas, exageradas, desaliñadas, sin combinación alguna, desentonadas, vulgares, desagradables, mal olientes, en fin, y su rostro también dependiendo de la congregación hacía resaltar el carácter y condición de la misma, condición de soberbia, imponencia, autoritarismo, tendencias apostatas, descuido, soberbia, inmoralidad, libertinaje, amargura, infidelidad, orgullo, interés, avaricia, rebelión, idolatría y hechicería.

He aquí publicado en este blog la Palabra profética que Dios me dio para cada una de las siete congregaciones de Apure, tales congregaciones son: Iglesia Nativa, Iglesia Emanuel, Iglesia Luz del Mundo, Iglesia Zarza Ardiendo, Iglesia Hermón, Iglesia Peña de Horeb e Iglesia Anunciadora de Sión. Cabe resaltar que apenas salí de los 40 días, imprimí todo lo que el Señor me dio y fui a cada sede congregacional referida en las profecías con testigo y una planilla para firmar como recibido; me senté con cada Pastor General de las congregaciones nombradas y personalmente le entregué un ejemplar impreso con una carta de transferencia de la responsabilidad del contenido del documento profético, en el cual le especificaba que una vez que yo le entregaba en sus manos ese ejemplar yo libraba mi responsabilidad ante Dios y ante esa congregación; igualmente en ese mismo momento le explicaba el contenido profético y la forma en que Dios me lo había dado, así como la visión respectiva; igualmente le entregué a cada uno un ejemplar de la profecía 2003 y del 2010, junto a la profecía de la iglesia de Apure para que la filtrasen por la Palabra de Dios con la ayuda del Espíritu Santo y si encontraba que venía de parte de Dios se la leyesen a la congregación y se arrepintieran de lo que el Señor decía que debían arrepentirse y se volvieran sus malos caminos en que el Adversario el diablo había hecho que ellas incurriesen.

En ese tiempo el Señor me dijo: "Entrégale a cada una solamente la Palabra profética que le corresponde y guárdate de publicarla hasta que Yo te diga". Hace, pues ya unas semanas que Dios me dijo: "Los pastores de las congregaciones han tenido en poco la Palabra y mi iglesia no la ha recibido, pero es necesario que mi iglesia en esas congregaciones sepa lo que le ha de acontecer si no se vuelve a mi; además cada congregación representa una parte de la condición en que se encuentra mi iglesia en general en Apure y en Venezuela". Así que prepárate ahora y hazlas del conocimiento público en INTERNET, pues muchos de mis hijos la leerán y se arrepentirán de sus malos caminos y se volverán a mí, entonces Yo me volveré a ellos y les perdonaré y les guardaré en el día de la adversidad y en el día en que los destruidores tomen a esta Nación".
Atte. Ana Victoria Sanz

-

-